Sucesos

Bala perdida mató a niño venezolano en Colombia

Una bala, salida de un enfrentamiento policial,  le provocó la muerte a un niño venezolano en Colombia.

Los hechos los narró, ayer, el diario El Heraldo de Barranquilla, que identificó a la víctima como Fabricio David Acosta Miranda, de 11 años.

La bala perdida lo impactó mientras jugaba con otros niños en la puerta de su casa, en el sur de Ciénaga —   departamento del Magdalena— como resultado de un intercambio de disparos entre presuntos delincuentes en moto y patrulleros de la Policía, luego que los primeros asaltaran un negocio de comidas rápidas.

La fatalidad tocó a la familia del menor hacia las 10:30 de la noche del pasado domingo. A esa hora, dijo El Heraldo, los atracadores asaltaron un negocio de comida rápida, ubicado en la avenida Donado (carrera 13) entre calles 24 y 25, huyendo con $250.000 pesos en efectivo y tres teléfonos celulares.

Cometido el atraco, una patrulla de la Policía inició la persecución de los delincuentes, siendo atacados a tiros por el parrillero de la moto de placa PCZ-56C que seguían, lo que llevó a los uniformados responder el fuego.

“Y fue precisamente uno de los proyectiles en el intercambio de disparos, el que alcanzó al niño Acosta   en la axila izquierda, saliendo por la axila derecha e incrustándose en el brazo”.

El menor  quedó tendido en la acera frente a la vivienda de su abuela materna,  Ana Buelvas Cañate, una líder comunitaria que vive   en la calle 24 con carrera 8 del barrio Córdoba, también en el sur de Ciénaga.

Lo familiares de Fabricio lo trasladaron a la mayor   hasta la unidad de urgencias de la Fundación Policlínica de Ciénaga, a la que llegó sin signos vitales.

La inspección técnica del cadáver estuvo a cargo de criminalistas del CTI de la Fiscalía de Ciénaga, quienes trasladaron el cuerpo a la morgue local para la necropsia de rigor, al igual que la retención de las pistolas de dotación de los patrulleros implicados, para determinar mediante un estudio balístico si la ojiva fue disparada por una de estas armas o por la de los delincuentes.

Mientras la vida del infante se acababa, la persecución de los asaltantes terminó en el parque del barrio Santa Inés, donde los uniformados hallaron la motocicleta abandonada y manchada con sangre, por lo que se presume que por lo menos uno de ellos resultó herido.

Investigadores de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) comenzaron a cerrar el cerco en torno de los presuntos asaltantes, lo que permitió pasado el mediodía del lunes la captura de Jonathan de Jesús López Samper, de 21 años, quien presenta una herida de bala en una pierna derecha, con orificio de salida en un glúteo.