Destacados Nacionales

Casa Blanca acusa al gobierno de Venezuela por muerte de Alban

WASHINGTON (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump denunció el miércoles lo que dijo fue la “participación” del gobierno venezolano en la sospechosa muerte de un activista de la oposición que, según las autoridades, evadió la justicia al lanzarse desde el décimo piso de un edificio de la policía.
El activista Fernando Albán, un concejal del área de Caracas, fue arrestado el viernes en el aeropuerto internacional de Caracas al llegar de un viaje a Nueva York para atraer la opinión pública mundial contra el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro. El fiscal general de Venezuela dijo que Albán se suicidó el lunes, mientras estaba bajo custodia policial.
El fiscal general Tarek William Saab dijo a la televisora estatal que la muerte de Albán se produjo cuando estaba en una sala de espera del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) antes de ser trasladado a los tribunales. Dijo que solicitó ir al baño, desde donde se lanzó al vacío.
Los líderes de la oposición, apoyados por varios gobiernos extranjeros, han puesto en duda la versión oficial y han acusado al gobierno de Maduro de torturar y asesinar a Albán. El Departamento de Estado de Estados Unidos denunció lo que calificó de violación de los derechos humanos, mientras que el gobierno de España pidió que se celebraran consultas con el embajador venezolano en Madrid sobre la muerte.
“Estados Unidos condena la participación del régimen de Maduro” en la muerte de Albán, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders en una declaración difundida el miércoles. Dijo que el gobierno de Trump “continuará aumentando la presión sobre el régimen de Maduro y sus allegados hasta que se restaure la democracia en Venezuela”.
Sanders resaltó que Albán murió bajo la custodia del servicio de inteligencia de Venezuela.
Ravina Shamdasani, de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo el martes que los funcionarios venezolanos estaban obligados a garantizar la seguridad de Albán mientras estuviera bajo su custodia. “Pedimos una investigación transparente para aclarar las circunstancias”, agregó.
Estados Unidos también ha pedido la liberación inmediata de todos los presos políticos venezolanos. La oposición afirma que más de 100 venezolanos que se oponen a Maduro están detenidos como prisioneros políticos, algunos desde hace más de cuatro años, con poco acceso al mundo exterior y con sus derechos legales rutinariamente pisoteados. El gobierno niega que sean presos políticos.
El vicepresidente Mike Pence tuiteó su propia condena, culpando al gobierno de Maduro de la muerte de Albán.
“El régimen sigue matando a inocentes y a quienes defienden la democracia”, dijo Pence. “Estamos con el pueblo venezolano y exigimos la liberación de los presos políticos”, agregó.
El senador republicano Bob Corker, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, se reunió recientemente en Venezuela con Maduro y sus oponentes. Corker ha dicho que la muerte de Albán es “inquietante”.