Destacados Sin categoría Tecnología

Descubren un viajero del tiempo con un teléfono móvil en una foto de los años 40

Imagina por un momento que los viajes en el tiempo realmente existen, piensa en las infinitas posibilidades. Podrías retroceder en el tiempo para corregir cualquier error cometido y podrías ir al futuro y crear la vida que una vez soñaste. Pues tal vez, esta posibilidad sea mucho más que ciencia ficción. Desde la icónica imagen de una persona aparentemente hablando por teléfono móvil en una película de Charlie Chaplin al ‘hipster’ de la inauguración de un puente en la Columbia Británica, Canadá, en la década de 1940, son algunas de las pruebas de que los viajeros del tiempo existen, pero hay muchas más.

 

En 2008, los arqueólogos descubrieron una tumba intacta durante 400 años. Vieron un pequeño objeto de metal dorado con la palabra ‘Swiss’ y con la hora ’10: 06 ‘grabada. Resultó ser un reloj extrañamente moderno en una tumba muy antigua. Aunque una de las evidencias más polémica de los últimos tiempos es la que descubrimos en exclusiva en Mundo Esotérico y Paranormal. La imagen en cuestión fue tomada por el matemático noruego Carl Størmer a la edad de 19 años con una cámara espía en 1890, y se puede ver claramente a una mujer inclinado su cabeza mientras sostiene una especie de dispositivo extrañamente similar a un Smartphone. Como hemos comentado anteriormente, hay muchas más evidencias, como una foto recientemente publicada en las redes sociales tomada en una playa en la década de 1940 que muestra a una persona utilizando un teléfono móvil.

Otra evidencia de viajeros del tiempo

Stuart Humphryes, un artista multimedia inglés conocido por sus trabajos en la serie de televisión Doctor Who, publicó en su cuenta de Twitter una histórica fotografía tomada en una playa británica en la década de 1940, con la siguiente descripción:

“Los trabajadores de guerra británicos escapan a la costa del mar: Esta playa de Cornualles fue fotografiada en septiembre de 1943. ¡Sería genial si alguno de ustedes pudiera identificar qué playa es!”

En la imagen se puede ver a unos bañistas, unos sentados en tumbonas  y otros estirados en la arena tomando el sol, pasando un agradable día de playa. Pero entre toda la muchedumbre se puede apreciar un hombre mirando algo que sostiene en sus manos. Sin embargo, nadie ayudó a Humphryes con su duda, ya que un usuario descubrió que lo que sostiene el hombre del traje marrón (en el centro de la imagen) en su mano es realmente un teléfono móvil.

“¿Soy yo o este tipo está revisando su teléfono en la década de 1950?”, respondió el usuario “South London History (@SouthHistory)” a la imagen publicada por Humphryes.

Y fue entonces cuando se desató toda una locura en Twitter. Fueron muchos los internautas que aseguraron que se trataba de una nueva evidencia de que existen los viajeros en el tiempo y recordaron como el CEO de Apple Tim Cook, durante una visita al Museo Nacional de Ámsterdam en 2016, vio a un hombre sosteniendo lo que parecía ser un iPhone en una pintura de 1670 titulada “Un hombre entregando una carta a una mujer en un recibidor”, de Pieter de Hooch.

Pero los más escépticos no compartieron la teoría de los viajeros del tiempo, como era de esperar. Algunos explicaron que tal vez era un hombre leyendo un libro, mientras que otros señalaron que era una broma del propio Humphryes, ya que el artista multimedia es mejor conocido por colorear la serie de ciencia ficción de la BBC “Doctor Who”, que trata sobre viajes en el tiempo.

Toda una casualidad. Sin embargo, el propio Humphryes se encargó de descartar esta última teoría, debido a que se sumó a la corriente escéptica al ofrecer su propia teoría sobre el misterioso hombre de traje marrón. Para el artista multimedia inglés el individuo en cuestión se estaba preparando un cigarrillo.

“No, sólo es un fumador preparándose un cigarrillo”, escribió Humphryes.

La teoría ofrecida por el propio Humphryes en un principio explicaría la imagen, a no ser por otro detalle: el hombre es el único que usa un traje en toda la playa, algo extraño para esa época, y un detalle que llama la atención en la imagen. Es en estos casos que uno se debe basar en la intuición para encontrar una explicación.