Carabobo Destacados

Trabajadores de la morgue de Valencia cobran sólo Bs.S 400 semanal

Daniela Ferrer.- Los trabajadores del Departamento de Patología Forense, que funciona en la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (Chet), adscrito al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, protestaron la mañana de este lunes en los alrededores de la morgue para exigir mejores condiciones laborales.

Con pancartas en las manos, los empleados denunciaron que las condiciones de trabajo cada día se agravan, sumado a las condiciones en las que se encuentra las instalaciones de la morgue, manifestaron que a los empleados les eliminaron varias primas y el sueldo que reciben es inferior al salario mínimo estipulado.

Cleiderman Hernández, quien trabaja en la morgue de Valencia desde hace 8 años como técnico forense, manifestó que principalmente exigen un aumento de salario y condiciones óptimas para laborar.

Hernández señaló que a todos los trabajadores se les quitó los bonos que recibían, como bono de riesgo, nocturno, transporte y forense, además, indicó que el salario que reciben es menor al sueldo mínimo, el cual, sólo obtienen semanalmente 400 bolívares soberanos.

Por otra parte, denunció que la morgue cuenta solamente con tres cavas grandes y cuatro portátiles pero ninguna funciona. Esta problemática tiene más de 10 años, señaló.

Indicó que los malos olores que se perciben en las instalaciones, se deben a que no tienen desinfectantes para limpiar el área de trabajo, además, de los cadáveres que no han retirado. Actualmente en la morgue hay 11 cadáveres descompuestos que no han sido identificados, lo cuales son 10 hombres y una mujer procedentes del Penal de Tocuyito, quienes padecían de tuberculosis.

Los trabajadores deberían contar con batas, kit quirúrgicos, botas, tapabocas y máscaras de filtro, aseguró Hernández. Sin embargo, hoy en día trabajan sin la mayoría de estos materiales, por lo que están expuestos a distintas enfermedades.

Agregó que sólo poseen cuatro pares de guantes, por lo que utilizan un par de guantes con 10 cadáveres y un par de botas de seguridad que se turnan entre los trabajadores de esa área.

Reiteró que ninguno de los trabajadores cuenta con las vacunas necesarias y que llevan más de dos años sin colocárselas, por lo que están expuestos a la tuberculosis y diferentes enfermedades.