Carabobo Destacados

Se necesita cerca de siete salarios mínimos  para comprar un par de zapatos para caballero

 

(Marlene Castellanos).-

El precio del calzado en Carabobo, cada vez está menos accesible a la población pues para adquirir un par de zapatos se requieren cerca de siete salarios mínimos.

Los precios de este producto en las tiendas varían, según su calidad y marca. El casual para caballero está entre ocho mil a diez mil bolívares del nuevo cono. Los deportivos están entre 18 mil a 25 mil.

El calzado escolar sintético  se consigue en cinco mil bolívares y el de dama entre Bs.S 10 mil a 18 mil.

De acuerdo a Wilmer Solano, secretario general de FetraCalzado, las ventas del sector han disminuido en un 90%, debido a los altos precios.

Según  el dirigente,  este no es el único problema que afecta al sector; pues la falta de materia prima, ha llevado a que la industria en la entidad  a desaparecer.

Carabobo contaba antes con 45 fábricas, actualmente quedan operativas  solo 15; las cuales están laborando a un 30% de su capacidad.

“La industria está pasando, por uno de sus peores momentos. Este sector generaba tres mil empleos en la región; y actualmente hay trabajando 400 personas”.

Solano destacó que gran parte del personal,  ha migrado a otras naciones; donde les están dando mejores oportunidades. 

“Las tiendas de calzado, también han cerrado, no solo en Carabobo, sino en otras regiones del país”.

Hay que reactivar la industria

Para poder reactivar el sector; necesitamos que se establezcan unas mesas de trabajo; donde participen todos los actores, a fin de  arrancar  la industria. “Hay que establecer centros de acopio para adquirir la materia prima, porque actualmente los insumos están por las nubes y sus precios suben casi todos los días”. 

Igualmente se ha planteado la reactivación del Inces  Calzado,  ubicado en la avenida Lara de Valencia. Esto permitiría cubrir el déficit de mano de obra existente en el  sector. Pero en las instalaciones queda solo un profesor.

“Ahora que empezó la zafra,  no hay trabajadores. No contamos con costureros ni cortadores”.

El dirigente destacó, que en el país no hay voluntad política; para la reactivación de esta industria.

“Hemos ido a la Gobernación y otros organismos, para que se reimpulse a este sector; pero no hemos recibido respuesta a este tema”.