Carabobo Destacados

Vendedores de perros calientes exigen continuar trabajando en el centro de Valencia

(Marlene Piña Acosta) Unos 40 trabajadores de comida rápida,  dedicados especialmente a la venta de perros calientes,  exigen al alcalde de Valencia, Alejandro Marvez,  que les permita permanecer en el centro de la ciudad.

Desde la mañana de este martes, el grupo de apostó a la entrada de la municipalidad, en el Paseo Las Industrias, a la espera de ser atendidos por el burgomaestre  para que escuche sus peticiones.

Los vendedores de los llamados carritos de perros calientes,  instalados principalmente en el boulevard Constitución,  las calles Díaz Moreno y Libertad, solicitan que les permitan trabajar en el centro de la ciudad, ya que son padres de familia y las ventas representan  el sustento diario.

Entre las peticiones está ser reubicados en el centro, debido a que ya fueron censados por funcionarios de la municipalidad.

En vigencia se encuentra el decreto de la Alcaldía de Valencia que prohíbe la permanencia de comerciantes informales en el casco histórico, pero  el ayuntamiento le permitió trabajar a este sector de la economía informal hasta el 31 de diciembre de 2018.

Sin embrago, los vendedores mantenían conversaciones con funcionarios de la municipalidad  para que se les concediera un permiso, lo que al parecer no fue posible.

Este martes, en horas de la mañana, decidieron protestar pacíficamente  a las puertas de la Alcaldía de Valencia,  para exigir hablar personalmente con el burgomaestre, a objeto de que les permita continuar haciendo sus ventas en el centro.

Foto: El grupo de vendedores de perros calientes del centro de Valencia se concentró pacíficamente a la entrada de la Alcaldía de Valencia.