Internacionales

ONU pidió fondos para educar a niños afectados por crisis como Venezuela

El enviado especial de la ONU para Educación Global, el exprimer ministro británico Gordon Brown, pidió este martes a los donantes más fondos para apoyar a niños en edad escolar desplazados por crisis como las de Venezuela, la República Centroafricana o Afganistán.

Brown, en una conferencia de prensa, destacó la “urgencia” de actuar ante el empeoramiento de la situación en esos países, que se suma a los problemas ya existentes en Siria, Yemen, Sudán del Sur o a la situación de los rohinyá huidos de Birmania.

En el caso de Venezuela, el primero que destacó, el enviado de Naciones Unidas recordó que la crisis ha desencadenado un “éxodo estimado en tres millones” de personas, el mayor en la historia de Latinoamérica y el Caribe.

En la República Centroafricana, por su parte, medio millón de niños viven sin ir a la escuela, mientras que en Afganistán sigue habiendo unos 3,7 millones de niños sin escolarizar y es necesaria la reapertura de unos mil colegios.

“Estos jóvenes ya no son sólo la generación perdida, son la generación invisible, y tenemos que hacer más”, subrayó Brown.

En ese sentido, apostó por ampliar el fondo bautizado como “La Educación no Puede Esperar”, una iniciativa puesta en marcha en 2016 que busca reunir para 2021 unos mil 800 millones de dólares con los que financiar a nivel global acciones en materia de educación.

Ese fondo tiene previsto presentar este mes un proyecto para garantizar educación a medio millón de niños en Afganistán y otro para asistir a unos 900.000 menores durante tres años en la República Centroafricana.

Brown también pidió apoyar otro instrumento financiero diseñado para ayudar a 700 millones de niños en países de ingresos bajos y medios, en los que residen la mayor parte de los menores desplazados por conflictos y otras crisis.

En total, según la ONU, hay en el mundo más de 30 millones de niños refugiados o desplazados y unos 75 millones sin educación, afectados por emergencias y crisis. EFE