Internacionales

Ecuador: sacan a funcionario de embajada cercano a Assange

(AP) — El gobierno de Ecuador informó que sacó a un funcionario diplomático de la embajada en Londres porque trabajaba de manera muy cercana con el fundador de Wikileaks, Julian Assange, al tiempo en que señaló que se reserva el derecho de desarrollar una investigación propia acerca de la filtración de documentos personales del presidente Lenín Moreno.

El canciller José Valencia, en declaraciones a radio Democracia, argumentó que se tomó esa decisión “porque hemos encontrado cuestiones que no eran las más adecuadas” y que al funcionario, al que no identificó, “le contratamos y le pagábamos como funcionario de la embajada y trabajaba de una manera muy cercana a él (Assange) y eso no es correcto”.

Destacó que quienes laboran en cualquiera de las embajadas ecuatorianas “deben responder exclusivamente al Estado… para eso están enviados y no para representar intereses ajenos”.

Valencia afirmó, por otra parte, que Ecuador se reserva el derecho de adelantar su propia investigación para determinar a los responsables de la filtración de información personal del presidente Moreno, al que el propio mandatario responsabilizó a Wikileaks. Ecuador denunció la semana pasada tal situación en las Naciones Unidas.

A pesar de ello, el canciller dijo que la situación de Assange se mantiene en la condición de asilado.

Ecuador “ha manifestado una y mil veces que ha actuado en el tema Assange con apego al derecho internacional, va a seguir los procedimientos del caso… bajo ningún punto de vista será sujeto de una presión externa”, dijo Valencia, en aparente alusión a acciones de Wikileaks y simpatizantes de Assange de quien han dicho que podría perder la protección del estado ecuatoriano.

El activista ingresó a la embajada en Londres en junio de 2012 para evadir una orden de extradición a Suecia, donde era acusado de delitos sexuales, pero esa demanda prescribió el año pasado. Sin embargo, no puede abandonar esa delegación debido a que pesa sobre él una orden de captura por romper las condiciones de su libertad condicional antes del asilo.

Assange y sus abogados temen que si deja la embajada pueda ser extraditado a Estados Unidos, país del que reveló secretos militares y de Estado y donde la justicia lo requiere para que responda por esas acciones.

En los últimos años, el fundador de Wikileaks opinaba con libertad sobre la política interna de países como Alemania y España, lo que causó tensiones diplomáticas a Ecuador.

En agosto, Ecuador le impuso un estricto protocolo de visitas y comportamiento que regula la permanencia del activista en esa embajada. Desde entonces Assange ha denunciado que sus derechos se han visto afectados, pero las quejas no han prosperado en los tribunales de justicia de Ecuador, ni en los internacionales.