Destacados Nacionales

Maduro asegura que mediación en Noruega “construirá agenda de paz”

CARACAS (AP) — El presidente Nicolás Maduro confirmó la noche del viernes que una delegación del gobierno venezolano viajó a Noruega para la exploración de conversaciones con la oposición.

Sin ofrecer mayores detalles, el mandatario dijo durante un encuentro con militares en el estado central de Aragua que se inició con “buen pie” las conversaciones para avanzar hacia “acuerdos de paz”.

El mandatario indicó que la delegación del gobierno, integrada por el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador del estado central de Miranda, Héctor Rodríguez, arribó este viernes al país provenientes de Oslo.

Maduro aprovechó para agradecer al gobierno de Noruega el apoyo al proceso.

“Fueron a Noruega a encabezar la delegación de Venezuela en el inicio y la exploración de conversaciones y diálogos con la oposición venezolana para construir una agenda de paz para el país”, dijo Maduro, quien agradeció los buenos oficios de la nación de Noruega.

Las declaraciones del jefe de Estado se produjeron en una marcha militar junto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y todo el personal de la ZODI Aragua. fuente Union Radio

Asimismo, el gobernante afirmó que dentro de la oposición se desató una “locura de insultos” a raíz de que se filtraron las informaciones sobre las reuniones exploratorias en la capital noruega.

Por su parte, uno de los tres integrantes de la delegación opositora que viajó a Oslo, el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González, dijo a la emisora local Unión Radio que las reuniones fueron exploratorias y que no derivaron en ningún acuerdo.

González explicó que en los encuentros se utilizó una metodología “pendular” que implicó que los representantes de Noruega se reunieron por separado con los representantes del gobierno y de la oposición. “No hubo ningún tipo de contacto directamente (con la delegación del gobierno)”, precisó.

El líder opositor Juan Guaidó informó la víspera que una representación de la oposición realizó el viaje para evaluar salidas a la crisis de Venezuela, pero aseguró que no se prestará a una “negociación falsa”.

Guaidó ratificó que la oposición sigue firme en los tres objetivos que se trazó en enero: cese de lo que dice es la usurpación de Maduro, gobierno de transición y elecciones libres.

Además de González, la delegación opositora estuvo integrada por el exalcalde opositor Gerardo Blyde y el exministro de Transporte, Fernando Martínez Mottola.

Las reuniones en Oslo coincidieron con una visita que realizó esta semana en Caracas una misión del Grupo de Contacto Internacional, integrado por países europeos y latinoamericanos, con el fin de evaluar opciones para sacar de la crisis al país sudamericano, la cual se agravó tras el fallido alzamiento militar que encabezó Guaidó el 30 de abril. Los miembros de la misión sostuvieron el jueves reuniones por separado con Maduro y Guaidó.

Los encuentros exploratorios generaron posiciones críticas en Venezuela y el exterior que algunos analistas estiman podrían convertirse en obstáculos para un eventual proceso de diálogo.

El senador republicano Marco Rubio manifestó dudas sobre las conversaciones, e indicó que “es difícil no ser escéptico” porque Maduro usó tres esfuerzos anteriores para “ganar tiempo”. Rubio se preguntó en Twitter cómo una negociación puede ser de “buena fe” cuando hay opositores que siguen detenidos y otros que son perseguidos.

El anuncio de las reuniones en Oslo se dio a una semana de la detención del vicepresidente de la Asamblea Nacional, el diputado opositor Edgar Zambrano, y la apertura de procesos judiciales contra otros 13 congresistas que acompañaron a Guaidó en el alzamiento.

Entre 2016 y 2018 se promovieron varias iniciativas de diálogo que fracasaron entre mutuas acusaciones de las partes de incumplimientos de los acuerdos.

La oposición ha señalado a Maduro de recurrir al diálogo para “ganar tiempo” y lograr que se “enfríen” las presiones internas y externas, lo que ha generado fuerte resistencia entre algunos sectores adversos al gobierno para ir a una negociación.