Nacionales

Venezuela: partes retoman diálogo en medio de fricciones

(AP) — El gobierno y la oposición de Venezuela retomaron las negociaciones el lunes en un diálogo auspiciado por Noruega en la isla de Barbados, justo cuando Caracas trata de sortear el impacto generado por el severo informe de la alta comisionada de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en el país sudamericano.

La delegación del gobierno, que arribó el lunes, indicó que insistirá en el proceso de negociaciones para consolidar una mesa permanente de diálogo.

El presidente Nicolás Maduro dijo por la noche que recibió un reporte “bastante auspicioso” del jefe de la delegación oficialista tras el primer encuentro en la isla caribeña.

“Creo en el diálogo, y en el diálogo todas las partes tienen que sentarse y estar dispuestos a ceder posiciones”, dijo el mandatario a la prensa tras un encuentro con el líder espiritual y fundador del movimiento el Arte de Vivir, Gurudev Sri Sri Ravi Shankar. “Soy bastante optimista, hoy tuvieron una sesión de cinco horas”.

Maduro indicó que desde un principio establecieron una agenda de seis puntos, y pidió no dejarse engañar por corrientes falsas de opinión.

“En esos seis puntos está la visión de todo el país, las necesidades y los temas de necesidad nacional, todos; económicos, sociales, culturales, políticos, de todo tipo”, acotó el gobernante, sin dar otros detalles.

Maduro también acusó a la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, de ceder a las presiones de Washington y presentar un informe “cargado de mentiras”. El texto divulgado la semana pasa en Ginebra detalla torturas, abuso sexual y asesinatos extrajudiciales en el país, y exige que todo ello sea corregido.

“Yo creo que la Bachelet dio un paso en falso al leer un informe que le elaboraron y que le dictaron desde el Departamento de Estado. Sé de las presiones de Elliott Abrams, personales contra Bachelet, y cedió a las presiones”, afirmó Maduro.

“Lo lamento porque yo la recibí con muy buena voluntad y no quiso escuchar ni ver la verdad de Venezuela”, resaltó el gobernante en alusión a la visita de Bachelet a Caracas días antes de la publicación del informe. “Ojalá corrija”.

Maduro destacó que le envió a la expresidenta chilena una carta personal en la que le pide que “recuerde la historia de su pueblo, que le vea la cara al fascismo venezolano; que no se preste al fascismo, al golpismo y al intervencionismo”.

Hizo sus comentarios horas después que su gobierno reaccionó con dureza contra el líder opositor Juan Guaidó, al que acusó de promover la “violencia” y de “atentar” contra la agenda del proceso, según se afirma en un comunicado difundido por Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación y delegado oficial, en su cuenta de Twitter.

En el escrito, Caracas afirmó que el pronunciamiento de Guaidó la víspera sobre la reanudación de las negociaciones “en nada contribuye al objetivo supremo de este proceso” y atenta contra la agenda de los seis puntos aprobada en marzo.

Guaidó, al que más de medio centenar de países han reconocido como presidente encargado de Venezuela, expresó que su delegación asistiría para “establecer una negociación de salida a la dictadura” y que continuaría trabajando en todos los frentes para lograr una solución definitiva a la crisis.

La reanudación de las negociaciones coincide con la visita a Caracas del enviado especial de la Unión Europea para Venezuela, Enrique Iglesias, quien durante la jornada sostuvo una reunión con la vicepresidenta Delcy Rodríguez y el dirigente opositor.

Guaidó anunció el domingo que la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, aprobará el regreso de Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para estrechar la cooperación con los aliados regionales y aumentar las presiones internacionales para derrocar a Maduro, al que la oposición señala de estar “usurpando” el cargo luego de ser reelegido el año pasado en un proceso que consideró fraudulento.

Sobre las implicaciones que podría tener la iniciativa, Andrés Mezgravis, académico y abogado especialista en resolución de conflictos, dijo a The Associated Press que el reingreso permitiría a Venezuela “solicitar la conformación de una coalición de fuerzas interamericanas” que podría estar integrada por alguno de los 17 miembros del TIAR, entre los cuales están Estados Unidos, Brasil y Colombia.

Pese a las presiones que ha mantenido la oposición desde que Guaidó asumió en enero la jefatura de la Asamblea Nacional y se declaró presidente encargado, el mandatario izquierdista ha logrado sortear las tensiones y mantenerse en el poder con el apoyo de las fuerzas armadas.

Se esperaba que la semana pasada se retomaran las negociaciones que se vienen adelantando desde mayo con mediación de Oslo, pero el proceso se paralizó a raíz de la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien falleció tras ser detenido por miembros del cuerpo de contrainteligencia militar señalado de estar implicado en un supuesto complot contra el gobierno.

Desde 2016 ambos sectores han emprendido varios procesos para un diálogo, los cuales han fracasado por acusaciones mutuas de incumplimientos de los acuerdos.