Carabobo

Protestaron en la avenida El Paíto por deterioro de servicios públicos

(Marlene Piña Acosta) .- Los vecinos salieron otra vez. Se concentraron en la avenida El Paíto, a la altura del barrio El Impacto de la parroquia Miguel Peña, en el sur de Valencia,  para protesta por el deterioro de los servicios públicos.

La parroquia no escapa de nada. Siguen con los mismos problemas de gas doméstico, alumbrado eléctrico, huecos en las calles, agua, inseguridad, sumándose ahora las condiciones de las escuelas con el inicio del año escolar el próximo lunes.

Ante los numerosos problemas realizaron la concentración,  convocada por los miembros del Frente Amplio de la parroquia Miguel Peña, en la avenida El Paíto, una de las vías más importantes del sur, ya que atraviesa más de 150 comunidades.

César Heredia, dirigente social y coordinador parroquial de Primero Justicia, precisó que el deterioro de los servicios públicos es generalizada, ya que todas las comunidades están afectadas por la falta de agua, desbordamiento de cloacas en las calles, y el sistema de transporte público en el suelo, mientras que las calles están llenas de lo que los mismos habitantes del sur de Valencia llaman DracHuecos.

El dirigente hizo un llamado a la comunidad en general a elevar la voz en pro de que los garantes de los servicios y de los que se identifican como la Valencia Te Quiero y el Carabobo Te Quiero, se aboquen a hacer un trabajo serio en la zona sur.

“Desde el Frente Amplio Miguel Peña llevamos más de 45 protestas en dos semanas en el sur de Valencia, y ninguna ha tenido respuesta, ni las realizadas en las principales arterias viales como son la avenidas Sesquicentenaria, Aránzazu, Las Ferias y El Paíto”, enfatizó.

Citó que no se ha visto siquiera alguna solución al problema de los huecos,  ni del suministro de agua en los pocos días que llega.

“Más de 785 comunidades existen en la parroquia Miguel Peña y en todas las comunidades para quienes hagan un recorrido se van a conseguir que hay cloacas desbordadas, intransitables las calles. Es una desidia total la que se está atravesando en el sur de Valencia”, enfatizó.