Economía

Petróleos de Venezuela no asume derrame en Brasil

(AP) — La corporación estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) descartó el jueves que el crudo que ha estado contaminando las playas del noreste de Brasil provenga de los campos venezolanos, mientras las autoridades de Brasil sostienen que es muy probable que el petróleo encontrado en el lugar sea del país vecino.

PDVSA indicó en un comunicado que “no hemos recibido reporte alguno” de los clientes o filiales que informen sobre una posible avería o derrame en las cercanías de las costas brasileras, que aseguró que se encuentran a 6.650 kilómetros, por vía marítima, de las instalaciones petroleras venezolanas.

La petrolera venezolana hizo la declaración en respuesta a las afirmaciones que realizó la víspera el ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, quien informó que un derrame de crudo ha estado contaminando desde principios de septiembre las playas del noreste de ese país y que el combustible “muy probablemente” provendría de Venezuela, según un reporte de la petrolera estatal Petrobras.

Tras el pronunciamiento de PDVSA, Salles ratificó el jueves que el petróleo que contamina la costa noreste de Brasil es de origen venezolano. Al cuestionar el comunicado de la petrolera venezolana, el ministro expresó que “no dijimos que el derrame viene de pozos venezolanos, sino que el petróleo encontrado, de acuerdo con una pericia de laboratorio de Petrobras, es muy probable que sea venezolano porque hay mucha similitud con otro derrame pasado”.

Salles indicó al canal Globo que la hipótesis no es de un derrame de campos, sino de un “derrame de un navío que haya transportado petróleo venezolano”, y agregó que el caso es objeto de investigación de la Marina de Brasil.

Las espesas capas de crudo han llegado hasta 61 municipios de nueve estados brasileños, contaminando más de 130 playas, en lo que las autoridades brasileñas han descrito como un desastre “sin precedentes”.

Hasta la tarde del lunes, las autoridades brasileñas habían recuperado más de 130 toneladas de crudo, que ha provocado la muerte de al menos 10 tortugas.

La agencia de protección ambiental de Brasil señaló que podría tratarse de apenas una pequeña fracción del crudo derramado, y que deben monitorearse alrededor de 2.000 kilómetros (1.242 millas) de litorales.