Internacionales

El Partido Brexit sufre golpe a una semana de elección

(AP) — A una semana antes de una elección nacional en Gran Bretaña, comenzaron a notarse grietas en los partidos políticos inseguros sobre cómo serán juzgados por un electorado volátil.

El Partido Brexit dirigido por Nigel Farage, que este año se convirtió en el partido más importante de Gran Bretaña en las elecciones europeas, tuvo cuatro renuncias de altos funcionarios que acusaron a Farage de poner en peligro la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Entre tanto, el primer ministro Boris Johnson, del Partido Conservador, y Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, la oposición principal, fueron criticados por su carácter moral.

En “This Morning” – programa matutino de tertulia – a Johnson le preguntaron sobre un artículo publicado en una revista en 1995 en la que llamó a los hijos de madres solteras “malcriados, ignorantes, agresivos e ilegítimos”.

“Usted podrá entender lo hiriente que eso es para una persona”, dijo la presentadora Holly Willoughby.

Johnson evadió la pregunta, diciendo: “No creo que este el momento para hablar sobre artículos que fueron escritos hace mucho tiempo”.

Johnson ha hecho comentarios ofensivos últimamente, incluyendo una columna periodística el año pasado en la que llamó “buzones postales” a las musulmanas que se cubren el rostro con velos.

Cuando se le ha preguntado por ese y otros comentarios, Johnson ha dicho que lo siente si sus palabras fueron hirientes – pero no se ha disculpado por escribirlas.

Todos los 650 puestos en la Cámara de los Comunes están disponibles la próxima semana cuando los votantes tendrán la última palabra en una elección saturada de división y discordia.

Johnson promovió la elección de diciembre, más dos años antes de lo previsto, con la esperanza de ganar una mayoría y romper el impasse político por Brexit. Dice que si los conservadores ganan una mayoría, hará que el Parlamento ratifique su acuerdo de Brexit y sacará al Reino Unido de la UE para la fecha límite actual del 31 de enero.

El Partido Laborista dice que negociará un nuevo acuerdo de Brexit, luego dará a los votantes la opción entre salir bajo esos términos y quedarse en el bloque. Además ha prometido nacionalizar industrias claves y empresas de servicio público, aumentar el salario mínimo y ofrecer acceso universal y gratuito a internet.

La campaña del Partido Laborista siguió aquejada por acusaciones de que el líder Jeremy Corbyn, expresivo defensor de la causa palestina, ha permitido que el prejuicio antisemita se fomente en el partido de centroizquierda.