Nacionales

Venezolanos pidieron a Santa Bárbara que se acabe la crisis

Unos brindaron con aguardiente en la calle; otros con champaña en un lujoso restaurante. Entre humo de tabaco y retumbar de tambores, venezolanos invocaron a Santa Bárbara para pedirle que les ayude a sortear la grave crisis que los castiga.

Cada 4 de diciembre se celebra el Día de Santa Bárbara, una festividad que en Venezuela mezcla la tradición católica heredada de los europeos con costumbres de raíces africanas.

«Que el año que viene sea mejor, que se acabe la crisis; hay mucha gente que no tiene nada en su casa», dijo Virginia Vallenilla cerca del mercado popular de Quinta Crespo, en el centro de Caracas. El país caribeño, en hiperinflación, se encamina a su sexto año de recesión económica, lo que ha obligado a emigrar a 4,5 millones de personas, según la ONU.

Virginia, de 25 años, vive de la música e integra uno de los múltiples grupos que, entre tiendas de imágenes religiosas, caminaba tocando sus tambores, pagando y haciendo promesas.

La iconografía católica se combina en las vitrinas de estos locales con estatuillas de próceres de la independencia venezolana como Simón Bolívar, empleadas en rituales de santería.

Fieles de Santa Bárbara acompañan los recorridos. «Que nos ayude a liberarnos de toda esta situación que está viviendo nuestro país, para que nos dé libertad, tranquilidad y paz», comentó Aidé Moreno, ama de casa de 56 años.

Según el mito, la santa fue encerrada por su familia tras convertirse al catolicismo, pero escapó. Recapturada, fue decapitada por su propio padre, quien tras el crimen fue fulminado por un rayo.

«Con el poder del rayo, protégeme de mis enemigos», reza una de las oraciones más populares.Al anochecer, Takesi Moreno recibía a sus invitados en un restaurante de lujo del este de la ciudad, con mesas repletas de comida, botellas de champaña e imágenes de Santa Bárbara iluminadas con velas.