Carabobo

Valencia siempre Valencia…

VALENCIA

Y te levantas más viril,
Vieja villa procera,
Civil y altanera,
Altanera y civil: 
Terca entre el Morro de tu resistencia 
Y tu Bárbula de esmeril;
Y todavía eres Valencia,
Menospreciada pero entera… 

José Rafael Pocaterra

(Discurso del cuatricentenario: Glorificate la cittá Feconda. Valencia, la de Venezuela)

Autor: Tomás CabreraEdición: Denis Miraldo
Valencia siempre Valencia…

Valencia es nuestro hogar, nuestro refugio, el rinconcito del corazón donde guardamos nuestros más bellos recuerdos; el hijo de Valencia nunca la deja aunque la circunstancia de la vida le imponga asentarte en otra tierra y el que llega a valencia se enamora de tal forma de ella, que jamás la olvida.

Valencia es más que un simple nombre, es el nombre, es la evocación, porque somos Una Sola Valencia, la Valencia Una y Única.

Nos imaginamos a Pocaterra diciendo hoy igual que ayer: «Todavía te irgues /vieja de cuatrocientos años, /vieja villa aleonina: /todavía te yergues /con ímpetus extraños, /asentado el talón en la colina, /entre la colcha-a-chazos de tu cielo de añil: /los labios resecos, ácidos, /la mirada un poco senil…»

Pocaterra amó y sufrió a Valencia su ciudad, porque la llevaba en su sangre como nosotros. 

¡Valencia siempre Valencia!, ella es «cantar y florecer» como lo dijo el poeta Ernesto Luis Rodríguez, en aquella canción que hoy es nuestro himno oficial y cuya música es inspiración de Juan Vicente Torrealba, pieza excelentemente interpretada por nuestro tenor local Eleazar Agudo.

Un poco de historia…

Don José de Oviedo y Baños aseguró en su libro Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela (1723), que Valencia fue fundada el 25 de marzo de 1555 por Alonso Díaz Moreno.

Esta afirmación es aun hoy motivo de controversia. Su más firme opositor fue Nectario María, lasallista, historiador, investigador y docente, quien publica en su libro Orígenes de Valencia (1970), una serie de documentos que demuestran, de acuerdo a su investigación que nuestra ciudad fue fundada en 1553 por Alonso Arias de Villasinda.

Algunos historiadores y cronistas de la ciudad sostienen que el fundador fue Vicente Díaz Pereira, otros están de acuerdo con la figura de Alonso Díaz Moreno, mientras que quizá el nombre del verdadero fundador reposa en el documento fundacional que se cree está extraviado o destruido por piratas franceses en el siglo 17.

El tercer Cronista de Valencia, Guillermo Mujica Sevilla, propuso conservar la fecha oficialmente aceptada, hasta que el documento en cuestión surja de nuevo a la luz, al considerar que la ciudad fue dedicada a la Anunciación de María por el Ángel Gabriel, fecha que se celebra el mismo día, 25 de marzo, y planteó que la ocasión se celebre como Día de Valencia y no necesariamente de su fundación.

Valencia cuenta ya 465 (o 467 o un poco más), pero lo esencial es que la amamos porque es nuestra Madre, nuestra Novia Eterna, a ella llegamos, en ella nos refugiamos, a ella le cantamos a través de las artes, del trabajo fabril, agrícola, artesanal, educativo, religioso y en todas las formas posibles.

Decía también Mujica Sevilla, que «Todos los días construimos o destruimos a Valencia; cuando colocamos en el lugar y a la hora señalada nuestros desechos sólidos construimos a Valencia, cuando rallamos las fachadas o incumplimos con nuestros deberes ciudadanos destruimos a Valencia».

Hoy, Día de Valencia, elevamos una oración, un canto para agradecer lo generosa que ha sido, es y será con nosotros. Amemos a Valencia y seamos cada día los mejores anfitriones de la ciudad, los mejores hijos.

¡Feliz Día Valencia amada!, ¡Feliz Día Valencianos!