La mujer que aprendió a programar un siglo antes que Steve Jobs y Bill Gates

24 0
La mujer que aprendió a programar un siglo antes que Steve Jobs y Bill Gates

Jamás conoció a su padre.

Éste abandonó Inglaterra en 1816 cuando ella tenía un mes de nacida debido a problemas con la censura y la justicia de su país, que lo acusaba de sodomía e incesto. Lord Byron solía ser un provocador sexual y este comportamiento era mal visto por la sociedad en la que vivió. Murió en Grecia, en 1823, sin haber visto nunca a Ada, producto de su breve matrimonio con Anne Isabella Milbanke, también conocida como Lady Byron. Otras versiones apuntan a que fue la madre la que decidió separar a Ada de su padre con la finalidad de evitar toda influencia de su parte sobre la niña.

La niña creció con una educación basada en el raciocinio y la objetividad. Lady Byron deseaba a toda costa que Ada desarrollara una mente calculadora y alejada de las ideas sentimentales que pudiera haber heredado de su padre. A temprana edad demostró un genio científico precoz ya que a los 12 años escribió la obra “Flyology”, un material en el que recogía de manera escrita e ilustrada sus observaciones en torno al arte de volar.

Los años pasaron y Ada entró en contacto con la autora y científica Mary Somerville, quien fue la responsable de presentarle, el 5 de junio de 1833, al profesor de matemáticas en la Universidad de Cambridge y padre de las computadoras: Charles Babbage. Anne solo tenía diecisiete años. La simpatía entre ambos fue mutua y el profesor quedó impactado por la inteligencia de la muchacha. A partir de ese momento comenzaron una nutrida correspondencia que se extendería hasta el 12 de agosto de 1852 en la que compartían conocimientos acerca de temas como las matemáticas y la lógica.

En esos momentos, Babbage comenzaba la planeación de una máquina diferencial, seguida de un dispositivo analítico de cálculo que funcionaba con ruedas numeradas que podían hacer cálculos confiables con tan sólo girar un mango. Aquello era el prototipo de una computadora moderna. Éste es considerado el antecedente de todos los inventos en informática que hoy conocemos tan bien en nuestra sociedad.

En aquellos años, era frecuente que las familias arreglaran matrimonios entre sus hijos, sin importar que éstos fueran aún jóvenes. Cuando Ada cumplió los 19 años, en 1835, contrajo matrimonio con William King, Conde de Lovelace, diez años más grande. Así fue como ella recibió su título nobiliario de Condesa y se le empezó a conocer como Ada Lovelace. La pareja procreó tres hijos.

Su matrimonio no impidió que Ada siguiera en estrecho contacto con el profesor Babbage. Fue así que él le encargó la traducción al inglés de una memoria escrita en francés por el científico italiano Louis Menebrea, que versaba sobre la máquina analítica. Entre 1842 y 1843, Lovelace realizó el encargo añadiendo notas al material que hicieron que esta versión fuera mucho más extensa y completa. En sus anotaciones visualizaba que la máquina de Babbage también podría ser capaz de almacenar datos y contendría un programa de operaciones e instrucciones. Así fue como nació su fama mundial como la primera programadora de la historia.

Ada describió un lenguaje de programación para la máquina analítica mucho más completo que el del mismo Charles Babbage, demostrando sus profundos conocimientos matemáticos que ya le habían ganado al apodo de “la encantadora de números” por parte del mismo profesor. En esta traducción y en otros escritos que realizó posteriormente, desarrolló términos como Bucle y Subrutina y describió el algoritmo que permitía calcular los valores de los números de Bernoulli. Sentó las bases para que la máquina analítica de Babbage desarrollara operaciones trigonométricas e ideó el uso de tarjetas perforadas en ella.

Un cáncer mal atendido alojado en su útero fue la causa de muerte de la primera mujer que sentó las bases de la programación, un siglo antes de que lo hicieran populares personajes como Bill Gates o Steve Jobs. Ada tenía 37 años cuando partió de este mundo. Por petición propia, fue sepultada al lado de la tumba de su padre, en Hucknall, Nottingham.

En su honor, numerosos actos se han llevado a cabo para reconocer su valiosa aportación a la ciencia. El ejército de los Estados Unidos nombró “Ada” a uno de sus lenguajes de programación y cada 15 de octubre se festeja en Inglaterra el día de Ada Lovelace, que sirve para reconocer la contribución de las mujeres a las ciencias.

Leave A Reply

Your email address will not be published.