Venezuela alineó precio del crudo a tendencia Opep

54 0
Venezuela alineó precio del crudo a tendencia Opep

Venezuela se sumó a la tendencia “moderada” y “prudente” de las principales potencias petroleras del mundo: Rusia, Irán y Arabia Saudita, las cuáles calcularon para este año y el 2017 sus presupuestos tomando como referencia un precio promedio del barril de crudo entre los 25 y 45 dólares, como rango máximo.

Precisamente, hoy Venezuela y el resto de los países Opep es víctima de los ínfimos precios del “oro negro”, hasta el punto que este año su promedio (la cesta nacional) es de apenas $ 33,77 —hace una semana llegó a los 43 dólares, algo que no se veía desde mediados 2015—, contra los $ 88,42 de 2014.

Asimismo, la volatilidad del mercado petrolero y su comportamiento errático en los últimos 10 meses motivó a buena parte de los países petroleros a hacer cálculos conservadores, gastar menos y elaborar estrategias para soportar un nuevo “vaivén energético”.

En septiembre pasado, Alexei Ulyukayev, ministro de Economía de Rusia, afirmó que las proyecciones presupuestarias de Moscú para el período 2017-2019 se realizarían en base a un barril que promedie los 30-40 dólares. La economía de la nación sufrió el año pasado una contracción del 3,7% en su PIB por la caída de los precios del crudo, lo que lo obligó en 2016 a ser más precavido en el futuro.

“La caída del precio del crudo genera importantes riesgos para el presupuesto del Estado. El escenario base es conservador. Un precio de 40 dólares por barril como escenario es bastante racional”, comentó Ulyukayev.

En el caso de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, el pasado viernes, informó al país que el Presupuesto 2017 fue calculado con base en un barril  a
$ 30. Indicó que el 83 % del monto vendrá por concepto de impuestos.

“Hemos colocado el precio del barril de petróleo moderado y bajo, aunque sabemos que lo vamos a recuperar (el precio justo del petróleo), y todo lo que recuperemos, todos los ingresos extraordinarios irán directo al pueblo”, aseveró el Presidente, desde el Panteón nacional, donde lo presentó en asamblea popular del Congreso de la Patria.

El economista Ricardo Martínez aseguró, a este rotativo, que “la precaria situación del mercado petrolero internacional obligó a los países productores a meterle ‘freno’ al gasto y a sus finanzas. Un presupuesto calculado en un barril en $ 30 es lo más sensato y correcto (…) ya lo hizo Rusia, Irán, Arabia Saudita, Kuwait y Venezuela no iba a ser la excepción. Este año se derrumbaron los precios y casi tocan los $ 20, hoy se han recuperado moderadamente, pero es incierto cuál será su comportamiento en 2017”.

Colocó como ejemplo a Ecuador y Colombia. “El presidente Rafael Correa ya rebajó de 35 a 25 dólares la estimación del precio de barril de petróleo para calcular su presupuesto anual 2016 y, además, ordenó reducir a toda costa el gasto público. En el caso de Colombia se mantuvo la misma premisa y en su documento no se contempló los ingresos petroleros porque saben que este año serán muy bajos. Arabia Saudita e Irán tampoco se quedan atrás y ya lo estiman (el valor del marcador) entre 30 y 45 dólares, además, ya prevén que el barril no retomará a los $ 60 por los menos en los próximos cuatro años”.

En reiteradas oportunidades, el economista Luis Vicente León, y también presidente de la firma Datanálisis, ha insistido en que el país debe contar con un presupuesto “serio”, pues —según él— “tener una idea del precio del barril es vital para entender la disponibilidad de recursos con las que se contará para el año siguiente y así tomar decisiones estratégicas. Es un problema grave que un país no tenga un presupuesto real que sirva de panel de control”.

Firmas como Ecoanalítica proyectan que el precio del crudo promediará este año los 34 dólares, una producción petrolera en torno a 2,58 mb/d, lo que configura unos ingresos promedios de 32.018 millones de dólares. Mientras que la propia Opep lo estima entre los 30 y 40 dólares, también llamó a sus socios mantener las conversaciones para estabilizar el precio y así frenar la caída de sus ingresos (un 50% menos este año) que afectarían sus economías aún dependientes de “petrodólares”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.