Multimedia Variedades

Obreros chinos se juegan la vida para reparar la Gran Muralla

¿Se han preguntado alguna vez cómo se mantiene en tan buen estado la Gran Muralla China, mítica fortificación que puede verse hasta desde el espacio? Esta grabación muestra que detrás del cuidado aspecto del monumento se halla el trabajo minucioso de unos obreros chinos que arriesgan su vida para tener a punto una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Las imágenes que les presentamos muestran a albañiles atados a cuerdas colgando de la muralla para aplicar cemento en las partes que lo necesitan, como en el tramo de Jiankou, conocido por las dramáticas formas de los picos circundantes. Los trabajadores se ven obligados a cuidar de la Gran Muralla con instrumentos básicos y a llevar todas las herramientas y el hormigón a lomos de mulas, informa ‘South China Morning Post’.

«Los caminos son demasiado empinados y las montañas son muy altas, por eso solo se pueden transportar los ladrillos con mulas», explica un residente que participa en los proyectos de restauración de la Gran Muralla desde hace diez años.

La Gran Muralla, la cual fue construida y reconstruida entre los siglos V a.C. y XVI d.C., está considerada la mayor edificación del mundo hecha por el hombre.