Nacionales

Oposición venezolana se resiste a pacto para red eléctrica

Una propuesta para reconstruir la devastada red eléctrica de Venezuela con la ayuda de Naciones Unidas está resultando una papa caliente para la oposición al presidente Nicolás Maduro.

La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, descartó en el último minuto el martes un debate sobre un crédito de 350 millones de dólares de un banco de desarrollo regional para abordar la emergencia eléctrica que ha dejado a gran parte del oeste del país a oscuras desde hace meses por los apagones.

Los promotores del proyecto acusan a los opositores más acérrimos de hacer política con la crisis humanitaria en Venezuela y de ignorar la difícil situación de millones de venezolanos que demandan soluciones urgentes para sus problemas diarios mientras la lucha para derrocar a Maduro se alarga.

“No podemos condenar a millones de venezolanos a quedar sin luz hasta que Maduro se vaya del poder”, dijo Óscar Rondero, un legislador opositor del estado de Nueva Esparta, uno de los más afectados por los cortes eléctricos.

El préstamo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) tiene el respaldo de Maduro pero necesita también la aprobación de la Asamblea Nacional. Los fondos se emplearían para reconectar 1.206 megavatios de electricidad _ casi la mitad de la producción actual en plantas de petróleo y gas _ en cuatro zonas muy castigadas, además de para generadores de emergencia para hospitales en todo el país.

La propuesta coloca a la oposición, que considera que el gobierno de Maduro es corrupto e ilegítimo, en una posición difícil, señaló David Smilde, un experto en Venezuela de la Universidad Tulane. Además, deja ver que las divisiones han aumentado y se han agravado, mientras la campaña apoyada por Estados Unidos para sacar a Maduro del poder pierde impulso, con muchos de sus opositores exiliados por temor a ser detenidos.

Para abordar esas preocupaciones, la agencia de desarrollo de la ONU sería la responsable de administrar los fondos junto con una junta independiente formada por representantes tanto de Maduro como del líder opositor Juan Guaidó. La empresa estatal Corpoelec, que está gestionada por leales a Maduro y es considerada la responsable del colapso de la red eléctrica, no recibiría directamente la financiación.(AP)