Internacionales

Se agrava crisis política en Polonia ante la pandemia

(AP) — La incertidumbre sobre si Polonia tendrá una elección presidencial durante la pandemia de coronavirus aumentó el lunes tras la renuncia de un viceprimer ministro, lo que dejó al partido en el poder sin los sufragios suficientes para aprobar una votación exclusivamente vía correo postal.

Se desconoce cómo resolverían las autoridades el problema de llevar a cabo unas elecciones que estaban programadas para mayo antes de la propagación del COVID-19. La aceleración de los contagios y estrictas medidas de confinamiento en Polonia han imposibilitado que se permita la congregación de personas en los centros de votación.

Jaroslaw Gowin, viceprimer ministro y ministro de Ciencias y Educación Superior, renunció a su cargo al no lograr persuadir al poderoso líder del partido gobernante, Jaroslaw Kaczynski, que pospusiera las elecciones por dos años. Gowin consideró irresponsable realizar elecciones en un momento en que el país lucha contra la pandemia y los problemas económicos que ha provocado.

Se había especulado que el gobierno se viniera abajo si Gowin no recibía respaldo para su propuesta dado que él también es el líder de un grupo perteneciente a la coalición conservadora gobernante encabezada por el partido Ley y Justicia.

Sin embargo, la coalición en el poder se mantuvo sin cambios. Gowin dijo que su grupo, conformado por 18 legisladores en una cámara baja parlamentaria de 460 escaños que garantiza que el partido gobernante tenga la mayoría de los votos, no está retirando su apoyo al gobierno.

Sin embargo, el gobierno se encontraba estancado en discusiones sobre sus próximos pasos a tomar.

Hasta ahora, Polonia registra más de 4.200 casos de contagios y 98 muertes por el coronavirus, y el primer ministro Mateusz Morawiecki advirtió el lunes que ambas cifras probablemente alcancen sus puntos máximos en mayo o junio.

En la mayoría de la gente, el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. En algunas personas, sobre todos los adultos mayores y las que padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves, como la neumonía, e incluso la muerte.