Destacados Nacionales

Llegada de 29 migrantes venezolanos en Trinidad y Tobago es un asalto

Eudiven Villarreal – eudivenv

Este miércoles, el primer ministro de Trinidad y Tobago , Keith Rowley , catalogó como “asalto ” la llegada de los  16 niños y 13 adultos deportados  el pasado domingo por el gobierno de su país.

Para Rowley, la situación presentada en la isla caribeña  está conllevada de una estrategia de la que refirió que los adultos se están  usando de niños inocentes,  para ser aceptado ante el Estado como refugiados.

“Trinidad y Tobago se encuentra actualmente bajo el último asalto, utilizando personas anónimas sin rostro armadas con niños inocentes, para tratar de obligarnos a aceptar su comprensión del estatuto de refugiado y el tratado internacional, en el que se debe esperar que una pequeña nación insular de 1,3 millones de personas mantenga las fronteras abiertas con un vecino de al lado de 34 millones de personas incluso durante una pandemia”, indicó en Twitter.

Responsabilizan al secretario de la OEA de Venezuela

En la situación que se presenta en la isla caribeña en cuanto a los migrantes venezolanos, Rowley señaló al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, como parte  de los responsables de alimentar la situación actual de Venezuela.

Denunció que actualmente Trinidad y Tobago está llevando arremetidos por ante el caso del que aclaró que el tema de la migración en su país es competencia de las autoridades trinitenses y no de la OEA.

“La OEA, bajo su equivocado presidente Almagro, ha sido responsable casi por sí sola de desencadenar y alimentar la actual situación venezolana y estos funcionarios públicos prácticamente han declarado la guerra a Trinidad y Tobago por tener la temeridad de no haberse unido a Elliott Abrams y al presidente Trump para forzar un cambio de régimen violento en Venezuela”, afirmó.

Aseguró que buscan, bajo el concepto de ayuda humanitaria, permitir la entrada a su país de delincuentes suramericanos.

ONU expresó preocupación

La organización de las Naciones Unidas expresó hoy su preocupación por la decisión de Trinidad y Tobago de deportar a 16 niños venezolanos y 9 adultos al mismo tiempo que se presentaba una solicitud contra la expulsión. Instó a las autoridades trinitenses a proteger los derechos de los niños refugiados y migrantes.

Mediante un comunicado, el organismo internacional recordó que todos los refugiados y migrantes, independientemente de su situación, tienen derecho al respeto y la protección de sus derechos humanos.

“Con respecto a los niños refugiados y migrantes, los Estados tienen un deber especial de cuidado: el interés superior del niño debe ser una consideración primordial en todas las decisiones que los afectan”, señaló.