No menu items!
jueves, abril 18, 2024
spot_imgspot_img

Para muchos mexicanos la visita de los Yanquis de Nueva York a México es un sueño hecho realidad

Más Leídas

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Para los Yanquis de Nueva York, su primer viaje a México en más de 50 años probablemente no signifique nada más que dos juegos de exhibición, pero para muchos fanáticos mexicanos y el equipo anfitrión, los Diablos Rojos, la visita de la icónica franquicia es un sueño hecho realidad.

Los Yanquis jugaron en México en 1968 cuando dividieron la serie de exhibición de dos juegos en el desaparecido Parque Delta.

La gerencia de los Diablos Rojos dijo que esperaban tener la oportunidad de hacerlo nuevamente después de eso, pero no fue hasta que Omar Minaya fue contratado como asesor principal para operaciones de béisbol con los Yanquis el año pasado que los juegos se hicieron realidad.

“Alfredo (Harp Helú, el dueño de los Diablos) es muy amigo de Omar Minaya y eso impulsó todo”, dijo Othón Díaz, presidente del equipo. “Les hicimos saber lo mucho que significaría para nosotros tenerlos aquí nuevamente y estuvieron de acuerdo”.

Según la oficina del béisbol de las Grandes Ligas en México, los Yanquis son el equipo más popular en México, seguidos por los Dodgers de Los Ángeles y los Medias Rojas de Boston.

Díaz dijo que albergar una serie de temporada regular de la MLB entre los Padres de San Diego y los Gigantes de San Francisco el año pasado ayudó a sus posibilidades porque la directiva de los Yanquis estaba consciente de que la Ciudad de México y los Diablos Rojos tienen un estadio que podría albergarlos.

El estadio Alfredo Harp Helú, cuya construcción costó 160 millones de dólares, se inauguró en marzo de 2019 y tiene capacidad para 20.000 personas.

“La piedra angular era tener el estadio”, dijo Díaz. “Puedes ver todo lo que ha sucedido desde que lo abrimos: un equipo joven de los Padres de San Diego vino para el día inaugural y luego todo se ralentizó con la pandemia de coronavirus. pero el año pasado tuvimos una gran serie con Padres y Gigantes y ahora esto”.

Aunque el estadio es pequeño en comparación con los estándares de las Grandes Ligas, destaca la atmósfera de carnaval. El año pasado, los jugadores de los Padres usaron máscaras de lucha libre mexicana en el dugout y rompieron una piñata de Buzz Lightyear después de los juegos contra los Gigantes.

“Para tener la oportunidad de ir allí, a México, y lanzar allí, tengo muchos familiares allí que tendrán la oportunidad de verme lanzar”, dijo el lanzador de los Yanquis Víctor González, quien es mexicano. “Así que usar la camisola a rayas de los Yanquis y estar en casa y lanzar frente a mi familia, creo que será increíble para mí”.

Alex Verdugo, otro jugador con raíces mexicanas en el roster de los Yanquis, está feliz de emprender el viaje al sur de la frontera.

“Sé cómo son los juegos allá. Va a ser muy especial”, dijo Verdugo, quien jugó para México en el Clásico Mundial de Béisbol. “Me siento bendecido y especial, esta serie permanecerá en mi corazón para siempre”.

Las entradas para los juegos se agotaron hace un mes cuando salieron a la venta en menos de una hora, y los precios en el mercado de reventa van desde los 130 dólares en las gradas hasta los 2.000 dólares detrás del plato.

“Para mí el precio es razonable; No todos los días puedes ver a tus dos equipos favoritos jugar entre sí”, dijo Armando Arce, un empresario de 45 años que compró un boleto de 250 dólares para el partido del domingo.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!