No menu items!
martes, mayo 21, 2024

Detectan “ruidos bajo el agua” en la búsqueda del sumergible que visitaba el Titanic

Más Leídas
- Publicidad -spot_imgspot_img

Un avión de vigilancia del ejército de Canadá detectó ruidos submarinos el miércoles durante la masiva búsqueda de un sumergible que desapareció con cinco personas a bordo cuando se dirigía al pecio de Titanic, en una parte remota del Atlántico Norte.

El comunicado de la Guardia Costera de Estados Unidos no explicó a qué se debían los ruidos, aunque ofreció un rayo de esperanza para los desaparecidos a bordo de Titan mientras se calcula que podría quedarles oxígeno para un día, si el submarino sigue funcionando.

Tres naves se sumaron a la búsqueda el miércoles por la mañana, entre ellas la John Cabot, equipada con sonar de barrido lateral, acompañada por la Skandi Vinland y la Atlantic Merlin, tuiteó la guardia costera.

Mientras, persisten las dudas sobre cómo podrían llegar los equipos a la embarcación perdida, que podría encontrarse a unos 3.800 metros (12.500 pies) de profundidad, cerca del lugar donde descansa el histórico transatlántico. Previsiones recién descubiertas sugieren que se habían hecho importantes advertencias sobre la seguridad del sumergible antes de su desaparición.

A bordo iba el piloto Stockton Rush, CEO de la empresa organizadora de la expedición, OceanGate. Sus pasajeros eran un aventurero británico, dos miembros de una familia de empresarios paquistaníes y un experto en el Titanic.

La Guardia Costera escribió en Twitter que un P-3 Orion canadiense, un avión de patrulla marítima, había “detectado ruidos submarinos en la zona de búsqueda. Los rescatistas trasladaron entonces un robot submarino a esa zona, cuyas búsquedas “han arrojado resultados negativos pero continúan”.

“Los datos del avión P-3 han sido compartidos con nuestros expertos de la Armada estadounidense para un análisis más profundo que se tendrá en cuenta en planes de búsqueda futuros”, indicaron los guardacostas.

El comunicado se publicó después de que la revista Rolling Stone, citando lo que describió como emails internos del Departamento de Seguridad Nacional sobre la búsqueda, reportó que los equipos escucharon “ruidos de golpes en la zona cada 30 minutos”.

En los desastres submarinos, cuando la tripulación no puede comunicarse con la superficie recurre a dar golpes en el casco del sumergible para ser detectados por un sonar. Sin embargo, ningún funcionario ha sugerido públicamente que este sea el caso y los ruidos podrían proceder de diversas fuentes.

En esta imagen, proporcionada por OceanGate Expeditions, se muestra un sumergible llamado Titan utilizado para visitar el lugar del hundimiento del Titanic. (OceanGate Expeditions vía AP)

Los reportes han avivado la esperanza en algunos, incluyendo Richard Garriott de Cayeux, presidente de The Explorers Club. En una carta abierta a los aventureros de su club, entre los que están el británico y el experto en el Titanic que viajaban en el Titan, explicó que ahora tenía “mucha más confianza” luego de hablar con funcionarios del Congreso, del ejército estadounidense y de la Casa Blanca acerca del operativo.

Se han empleado tres aviones de transporte C-17 del ejército estadounidense para trasladar sumergibles comerciales y equipos de apoyo desde Buffalo, Nueva York, a San Juan, Terranova, Canadá, para participar en el operativo, explicó un vocero del Mando de Movilidad Aérea estadounidense.

El ejército canadiense movilizó un avión de patrulla y dos buques, uno de ellos especializado en medicina submarina. También lanzó boyas de sonar para escuchar cualquier posible sonido procedente del Titan.

Los rescatistas trabajan contrarreloj porque, incluso en el mejor de los casos, el sumergible Titan podría quedarse sin oxígeno el jueves en la mañana.

Además de un despliegue con barcos y aviones internacionales, un robot submarino ha empezado a buscar en las inmediaciones del Titanic y se presionaba para llevar a equipos de salvamento al lugar por si apareciese el sumergible.

Las autoridades reportaron que el sumergible de fibra de carbono se perdió el domingo en la noche, lo que activó su búsqueda en aguas a unos 700 kilómetros (435 millas) al sur de San Juan.

El submarino tenía una provisión de oxígeno para cuatro días cuando zarpó alrededor de las 06:00 horas del domingo, señaló David Concannon, asesor de OceanGate Expeditions, que supervisó la misión.

El periodista de CBS News David Pogue, que viajó al Titanic a bordo del Titan el año pasado, explicó que el vehículo emplea dos sistemas de comunicaciones: mensajes de texto con un buque en la superficie y señales de seguridad que emite cada 15 minutos para indicar que sigue funcionando.

Los dos sistemas dejaron de funcionar alrededor de una hora y 45 minutos después de la inmersión.

“Eso solo podría significar dos cosas: o perdieron toda la potencia o bien se produjo una grieta y la nave implosionó al instante. Las dos son horriblemente desesperantes”, dijo Pogue a la cadena canadiense CBC el martes.

El sumergible tiene siete sistemas de reserva para regresar a la superficie, incluyendo sacos de arena y tubos de plomo que se desprenden y un globo inflable. Uno de los sistemas está diseñado para funcionar aunque todos los pasajeros estén inconscientes, explicó Pogue.

Por otra parte, documentos mostraron que OceanGate había sido advertida de que la embarcación experimental podría sufrir problemas de seguridad catastróficos debido a la forma en que se probó y la ausencia de una revisión por parte experto independiente.

David Lochridge, director de operaciones marítimas de OceanGate, dijo en una demanda en 2018 que las pruebas y certificaciones de la firma eran insuficientes y que “someten a los pasajeros a un posible peligro extremo en un sumergible experimental”.

La empresa insistió en que Lochridge “no es ingeniero y no fue contratado ni encargado de realizar servicios de ingeniería sobre el Titan”.

También en 2018, la Marine Technology Society, que se describe como “grupo profesional de educadores, legisladores, tecnólogos e ingenieros oceánicos”, emitió su propia advertencia en una carta a Rush. La asociación indicó que era crucial que la firma sometiera su prototipo a ensayos supervisados por un experto ajeno a la compañía antes de ponerlo en funcionamiento para salvaguardar a sus pasajeros. Los documentos fueron reportados primero por The New York Times.

La búsqueda ha atraído la atención internacional. En Dubái, donde reside el aventurero británico Hamish Harding, el príncipe heredero, Hamadan bin Mohammed Al Maktoum, escribió: “Dubái y su gente rezan por su seguridad y su esperado regreso a casa”.

Entre los pasajeros desaparecidos están también los paquistaníes Shahzada Dawood y su hijo Suleman, cuya empresa homónima tiene inversiones en todo el país. En la ciudad portuaria de Karachi, trabajadores de sus empresas dijeron que rezaron por su regreso, igual que funcionarios gubernamentales.

El explorador francés y experto en el Titanic, Paul-Henry Nargeolet, completaba la tripulación.

Estas son las personas que están en el sumergible al Titanic desaparecido

BOSTON (AP) — Un renombrado experto en el Titanic, un aventurero con récords mundiales, dos miembros de una de las familias más acaudaladas de Pakistán y el CEO de la compañía que orquestó la expedición a los restos del Titanic están en el sumergible desaparecido en el Océano Atlántico.

El sumergible Titan fue reportado desaparecido el domingo en la noche a unos 700 kilómetros (435 millas) al sur de San Juan, en Terranova, Canadá, según el Centro Conjunto de Coordinación de Rescate de Canadá. Los cuerpos de rescate ahora están corriendo contrarreloj porque el oxígeno podría agotarse a las 6 de la mañana del jueves.

Un avión canadiense detectó ruidos submarinos durante la búsqueda del sumergible Titan. La Guardia Costera de Estados Unidos indicó en Twitter a primera hora del miércoles que, como consecuencia de los sonidos detectados por el P-3 canadiense, un avión de patrulla marítima, el operativo de búsqueda se ha reubicado y esos datos se están empleando para ayudar a guiar los trabajos.

La expedición estaba liderada por OceanGate en su tercer viaje al Titanic, el enorme crucero de lujo que en 1912 chocó contra un iceberg y se hundió, de los cuales solo sobrevivieron 700 de 2.200 pasajeros y tripulantes.

Las cinco personas en el sumergible son:

STOCKTON RUSH

Si bien su experiencia es en el sector aeroespacial y la tecnología, Rush fundó OceanGate Inc. en 2009 para ofrecer expediciones submarinas a investigadores y exploradores, según el website de la compañía.

La empresa con sede en Washington comenzó a llevar a turistas al Titanic en 2021 como parte de su esfuerzo por registrar el lento deterioro de las ruinas.

“El océano se está tragando al Titanic, y tenemos que documentarlo antes de que desaparezca o se vuelva irreconocible”, dijo Rush a The Associated Press en 2021.

Un portavoz de OceanGate confirmó por email que Rush está en el sumergible.

En una entrevista con CBS News el año pasado, Rush defendió la seguridad de su sumergible, pero advirtió que nada estaba totalmente exento de riesgo.

“Lo que más me preocupa son las cosas que podrían impedirme subir a la superficie, como objetos sueltos, redes de pesca, cosas en las que el cable se podría enredar”, declaró, añadiendo, sin embargo, que un buen piloto es capaz de evitar tales peligros.

Rush se convirtió en el piloto de jets de transporte más joven del mundo a los 19 años, en 1981, y voló aviones comerciales siendo universitario, según datos biográficos de la empresa. Se incorporó a McDonnell Douglas Corp. en 1984 como ingeniero de pruebas de vuelo y en los últimos 20 años ha supervisado el desarrollo de múltiples emprendimientos.

Greg Stone, veterano oceanógrafo y amigo de Rush, lo calificó de “un verdadero pionero” en la innovación para submarinos.

“Stockton era intrépido. Era inteligente. Tenía visión, quería impulsar proyectos”, dijo Stone el martes.

HAMISH HARDING

Harding es un empresario británico que vive en Dubái en los Emiratos Árabes Unidos. Action Aviation, la empresa de aviación que preside, dijo que él era uno de los pasajeros que pagó para ir a la expedición.

Harding es un aventurero multimillonario que tiene tres récords mundiales Guinness, incluyendo el tiempo más extenso de una nave tripulada en el fondo del mar. En marzo de 2021, él y explorador marino Victor Vescovo descendieron al fondo de la fosa de las Marianas. En junio de 2022, fue al espacio a bordo de la nave New Shepard de Blue Origin.

“Tanto la familia Harding como el equipo de Action Aviation están sumamente agradecidos por todos los mensajes tan amables de preocupación y apoyo que hemos recibido de nuestros amigos y colegas”, dijo la compañía en un comunicado.

En un mensaje en Facebook el sábado, Harding se expresó “orgulloso” de participar en la misión ya que, debido al clima, era poco probable que haya otra este año.

“Debido al peor invierno en Terranova en 40 años, está misión será probablemente la primera y última misión tripulada al Titanic en 2023”, escribió. “Se ha abierto una pequeña ventana con buen clima y vamos a hacer el intento (el domingo)”.

Harding “estaba ilusionado de realizar investigaciones” en el lugar del Titanic, dijo Richard Garriott de Cayeux, presidente del Explorers Club, un grupo al que Harding pertenecía.

“Albergamos todos la ferviente esperanza de que el sumergible será hallado lo más pronto posible”, indicó Garriott en un comunicado.

SHAHZADA Y SULEMAN DAWOOD

Shahzada Dawood y su hijo Suleman son miembros de una de las familias más prominentes de Pakistán. La familia informó en un comunicado que ambos están a bordo del sumergible.

“Estamos muy agradecidos por la preocupación expresada por nuestros colegas y amigos, y quisiéramos pedirles a todos que recen por su seguridad y que al mismo tiempo le den privacidad a la familia en estos momentos”, dice la declaración. “La familia está siendo atendida y rezamos a Alá que nuestros familiares regresen sanos y salvos”.

La empresa familiar, Dawood Hercules Corp., con sede en Karachi, está involucrada en agricultura, petroquímicos e infraestructura de telecomunicaciones.

Shahzada Dawood es además miembro de la junta directiva del SETI Institute basado en California, que investiga la posibilidad de inteligencia extraterrestre. Los Dawood viven en Reino Unido, según SETI.

Shahzada Dawood es también miembro del Global Advisory Board en el Prince’s Trust International, una organización fundada por el rey Carlos III de Inglaterra para ayudar a jóvenes desempleados.

Tiene títulos de la Universidad de Buckingham en Reino Unido y de la Universidad de Filadelfia en Estados Unidos.

PAUL-HENRY NARGEOLET

Nargeolet es un exoficial de la marina francesa que ha hecho varias expediciones a las ruinas del Titanic y es considerado un experto en el hundimiento del barco.

David Gallo, asesor para iniciativas estratégicas y proyectos especiales de RMS Titanic, indicó en entrevista con CNN que Nargeolet estaba en el sumergible.

Nargeolet es director de investigaciones submarinas de E/M Group y RMS Titanic Inc., ha completado 37 misiones a los restos del Titanic y ha supervisado la recuperación de 5.000 artefactos, según su perfil en el website de la compañía.

Fue líder de la expedición de 2010, que usó instrumentos de alta resolución y fotografía tridimensional para explorar la proa y la popa y los alrededores de las ruinas.

Trabajando con el Instituto Francés de Investigaciones Marítimas, dirigió la primera expedición de recuperación al Titanic en 1987.

Una demanda acusó a compañía del sumergible del Titanic de poner a pasajeros en peligro

SEATTLE (AP) — La compañía que gestiona el sumergible desaparecido en el Atlántico Norte en una inmersión turística al pecio del Titanic fue advertida varias veces de que el vehículo podría sufrir problemas “catastróficos” de seguridad, según documentos judiciales.

Había cinco personas a bordo del Titan, que si seguía funcionando tendría una reserva menguante de oxígeno, mientras una creciente flota internacional de barcos y aviones buscaba al vehículo operado por OceanGate Expeditions. La compañía de exploración submarina con sede en Everett, Washington, ha hecho viajes anuales al Titanic desde 2021.

En la primera buena noticia desde que comenzó la búsqueda, una aeronave canadiense detectó ruidos submarinos, aunque no se había localizado el sumergible, según indicó el miércoles por la mañana la Guardia Costera de Estados Unidos.

David Lochridge, director de operaciones marítimas de OceanGate, escribió un reporte de ingeniería en 2018 indicando que la embarcación que se estaba desarrollando necesitaba más pruebas y que los pasajeros podrían verse en peligro cuando alcanzara “profundidades extremas”, según una demanda presentada ese año en una corte federal de distrito en Seattle.

OceanGate demandó a Lochridge ese año y le acusó de romper un acuerdo de confidencialidad, mientras que él presentó una contrademanda alegando que se le había despedido de forma ilegal por plantear sus reservas sobre seguridad y ensayos. El caso se resolvió unos meses después de iniciarse con un acuerdo privado cuyos términos no se hicieron públicos.

Las preocupaciones de Lochridge se centraban en la decisión de la firma de basar la detección de fallos en un sensible control acústico, que detectaba sonidos producidos por el casco bajo la presión, en lugar de en un escaneo del casco. Lochridge dijo que la empresa le dijo que no había equipamiento que pudiera hacer esas pruebas en un casco de fibra de carbono de 12,7 centímetros (5 pulgadas) de grosor.

“Esto era problemático porque esta clase de análisis acústico sólo identificaría cuando un componente estaba a punto de fallar -a menudo, milisegundos antes de una implosión- y no detectaría fallos existentes antes de someter el casco a presión”, indicó la contrademanda.

Además, el vehículo se diseñó para alcanzar profundidades de 4.000 metros (12.123 pies), donde se encontraba el Titanic. Pero, según Lochridge, la ventana de pasajeros sólo estaba certificada para profundidades de hasta 1.300 metros (4.265 pies), y OceanGate no quería pagar al fabricante para que produjera una certificada para 4.000 metros.

Someten a peligros a los pasajeros

Las decisiones de la compañía, afirmó la contrademanda, “someten a los pasajeros a un posible peligro extremo en un sumergible experimental”, afirmó la contrademanda de Lochridge.

Sin embargo, la firma indicó en su demanda que Lochridge “no es ingeniero y no fue contratado ni encargado de realizar servicios de ingeniería sobre el Titan”. Fue despedido tras negarse a aceptar las garantías del ingeniero jefe de OceanGate sobre que el control acústico y el protocolo de pruebas eran en realidad un sistema mejor para detectar cualquier fallo de lo que sería un escáner, según los documentos.

El director general de OceanGate, Stockton Rush, defendió el año pasado su estrategia en un discurso a una conferencia en Seattle organizada por el sitio de noticias de tecnología GeekWire. Describió cómo había llevado un prototipo hasta 4.000 metros de profundidad, y señaló que “hacía mucho ruido”.

De modo que volvió a llevar el sumergible a la superficie y en la segunda inmersión hizo los mismos ruidos preocupantes, aunque debería haber sido mucho más silencioso. La compañía desechó ese casco, construido por un fabricante marítimo, y construyó otro con un proveedor aeroespacial, explicó Rush.

En un comunicado por email, un vocero de la compañía dijo que el vehículo desaparecido se había completado en 2020-21, de modo que no sería el mismo mencionado en la demanda.

OceanGate también recibió otra advertencia en 2018, procedente de la Marine Technology Society, que se describe como “grupo profesional de educadores, legisladores, tecnólogos e ingenieros oceánicos”.

En una carta a Rush, la asociación dijo que era crucial que la firma sometiera su prototipo a ensayos supervisados por un experto ajeno a la compañía antes de ponerlo en funcionamiento para salvaguardar a sus pasajeros.

Rush se había negado a hacerlo.

El directivo pilotaba el sumergible desaparecido.

La carta, de la que informó en un principio el New York Times, dijo que los miembros de la sociedad temían que “la estrategia experimental actual adoptada por OceanGate pueda conllevar resultados negativos (de menores a catastróficos) que tendrían graves consecuencias para todos en el sector”.

En una entrevista de 2019 con la revista Smithsonian, Rush se quejó de que la estrategia de la industria estaba sofocando la innovación.

“No ha habido un herido en la industria de sumergibles comerciales en más de 35 años”, dijo. “Es obscenamente seguro porque tenemos todas estas normas. Pero tampoco ha innovado o crecido, porque tienen todas esas normas”.

St

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!