No menu items!
viernes, abril 12, 2024
spot_imgspot_img

Hitler habría estado en Colombia; por fin aparece foto original que lo probaría

Más Leídas

El líder nazi no se habría quitado la vida en Berlín, Alemania, en el fin de la Segunda Guerra Mundial, como lo dijo su círculo. Habría escapado a Suramérica.

 

Desde hace varios años circula la versión de que el máximo jefe Nazi, Adolfo Hitler, no se suicidó en abril de 1945, cerca del fin de la Segunda Guerra Mundial, sino que huyó a América, donde terminó sus días.

En ese relato, que ha sido ampliamente criticado y refutado, en algunas ocasiones se ha hecho mención de una supuesta visita de Hitler a Colombia. Se dice que habría estado específicamente en Tunja.

El periodista e investigador argentino Abel Basti, nacido en julio de 1956, es una de las personas que ha dedicado más años -más de veinte- a buscar respuestas al respecto.

Ha publicado al menos media docena de libros que exploran la versión de que Hitler murió en América muchos años después del que se maneja como oficial; uno de esos trabajos, por ejemplo, se llama ‘Hitler en Colombia’, en el que responde por qué la capital de Boyacá, Tunja, habría sido el escenario perfecto en esa época para la visita del genocida.

Hace apenas unos días, Basti habló nuevamente del caso en un video publicado en su canal de YouTube. En él, presenta un nuevo libro titulado ‘Las fotos de Hitler después de la guerra’, que revelan por primera vez, dice el investigador, imágenes del ‘führer’ vivo en Sudamérica.

Este miércoles 26 de julio, Noticias Caracol publicó un fragmento de una entrevista a Basti, en la que él dio detalles de su investigación. Asimismo, el medio de comunicación informó que dará a conocer las pruebas técnicas sobre la imagen de la presunta visita de Hitler a Colombia.

Según el video que publicó el argentino a principios de julio, las imágenes de su nueva publicación corresponderían a las visitas que presuntamente hizo el ‘führer’ a Bolivia, Argentina y Colombia.

Sobre este último viaje, Basti explica que la CIA (Agencia Central de Inteligencia) había desclasificado una fotocopia de la fotografía. Por tratarse de una copia y no de la original, no había sido posible analizarla para establecer su nivel de veracidad.

Sin embargo, Basti dice que la halló. Afirma que es una pequeña imagen en cartón fotográfico.

(En otros temas: ¿Los nazis tuvieron pactos con ‘seres oscuros’? Esto dicen los expertos)

Tanto la fotografía como el papel fueron analizados por los peritos, según cuenta. Y agrega que, mediante el dictamen, se concluyó que la persona que aparece en ella sí es Hitler. “No hay ningún rastro diferente a Hitler. Todas las características de su rostro, de su fisionomía, de su cuerpo son las de Hitler”, menciona en el video.

Lo que dijo Basti sobre la supuesta visita de Hitler a Tunja

En una entrevista concedida hace algunos años a EL TIEMPO, Basti habló sobre esa supuesta visita de Hitler a Colombia, basada, como asegura desde Bariloche, en dos documentos de la CIA creados el 3 y del 17 de octubre de 1955.

(Del archivo: ¿Estuvo Adolfo Hitler en Tunja después de la guerra?)

Así lo documentó EL TIEMPO:

Es posible, de acuerdo al relato de Basti, que un grupo de alemanes hayan saludado a Hitler con su mano extendida. Que le hayan recordado que él, aunque estuviese en Tunja, Boyacá, y aunque todos lo creyeran muerto, seguía siendo el ‘Führer’. Ese día del primer mes de 1955 se lo recordaron una y otra vez. Así, al menos, lo asegura una de las tantas páginas que tiene en su poder en San Carlos de Bariloche el periodista.

Él dio con esos papeles luego de buscar por dos décadas cómo —alimentando una hipótesis con la que se tropezó en 1994— había sido la vida del líder nazi después de muerto; después de que todos pensaran que se había suicidado en un búnker cuando los soviéticos entraron a Berlín.

Lo que encontró ya es de conocimiento público: que salió en un avión hacia España días antes de que el Ejército Rojo bombardeara la capital germana el 20 de abril del 45; que de ahí, posiblemente en marzo, tomó un submarino con otros altos mandos; que paró en la islas Canarias; que estaba con Eva Braun, su esposa; que desembocó en la costa patagónica y que, al final, tomó un tren y fue a parar en la hacienda San Ramón, a 15 kilómetros de Bariloche. Luego, con constancia, cambió de residencia. No tuvo lujos; no vivió en la opulencia.

Pero lo insólito en el lapso de su supuesta llegada y su supuesta muerte el 5 de febrero de 1971 en Paraguay, según cálculos de Basti, es que haya pisado territorio colombiano; haya estado en Tunja.

¿La razón? De acuerdo a los documentos de la CIA, en aquel entonces la capital boyacense acogía a no pocos nazis que —lee en el informe el argentino—, lo respetaban, lo admiraban y saludaban de la misma forma que lo hacían en Alemania. Pero el verdadero fondo de su visita no se sabe con certeza.

Se sabe que su contacto fue un tal Phillip Citröen, nazi representante de una empresa naval danesa en Venezuela que por esa época trabajaba en Colombia con una compañía de ferrocarriles. Él, según le contó a uno de sus trabajadores alemanes —también integrante de las tropas en la guerra—, fue quien le permitió a Hitler llegar hasta Tunja. Y ese trabajador fue, justamente, la voz que le contó todo al agente estadounidense.

En su fugaz paso, Hitler, que había llegado al país en enero de 1955 bajo el nombre de Adolf Schüttelmayor o Schüttelmeyer (en el informe, dice Basti, lo citan de ambas maneras), se reunió en un lugar llamado ‘Residencias coloniales’.

Pero del encuentro nada se sabe, como tampoco si llegó a estar en otras ciudades. “Y yo —asegura— me atengo a lo que dice en el papel. Te estoy leyendo. Solo hay esos datos. ¡Ah!, además de la historia de la foto”.

Y la historia fue así: Citröen, proveniente de Maracaibo, habría logrado tomarse un retrato junto al ‘Führer’ y ante la insistencia de su trabajador —de nombre incierto porque aparece tachado por la CIA— Citröen se la prestó.

“Él la tuvo en sus manos por unas horas, tiempo suficiente para ser reproducida. Lo intentó, pero, infortunadamente, la calidad de los negativos era muy pobre para hacer una copia. Y los originales tuvieron que ser devueltos a su jefe”.

 

Adolf Hitler en Colombia – Foto: Abel Basti

 

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!