No menu items!
viernes, junio 21, 2024

Acreedores de PDVSA exigen compromiso a participantes en subasta de Citgo para pagar bono 2020

Más Leídas
- Publicidad -spot_imgspot_img

CARACAS/HOUSTON – Las empresas que compiten por la filial estadounidense de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), Citgo, se enfrentan a la exigencia de comprometerse a pagar el bono de la petrolera estatal venezolana con vencimiento en 2020, según informaron fuentes cercanas a la negociación a la agencia Reuters.

La exigencia de pagar el bono PDVSA 2020, valorado en miles de millones de dólares, representa un nuevo obstáculo para la compleja subasta de Citgo, que ya ha sido objeto de disputas legales y retrasos. Los acreedores del bono, que incluyen fondos de inversión y tenedores de bonos individuales, argumentan que tienen derecho a ser pagados con los activos de Citgo, ya que estos fueron utilizados como garantía para la emisión del bono.

Posiciones encontradas

PDVSA, por su parte, se ha opuesto a la inclusión de la deuda del bono 2020 en la subasta de Citgo, alegando que esto podría reducir el valor de la empresa y dificultar su venta. La junta ad hoc de PDVSA nombrada por la oposición venezolana también ha expresado su preocupación por el impacto que el pago del bono podría tener en los esfuerzos por recuperar otros activos de la petrolera estatal.

La exigencia de los acreedores del bono 2020 podría disuadir a algunos potenciales compradores de Citgo, lo que podría llevar a un retraso o incluso a la cancelación de la subasta. Sin embargo, algunos analistas creen que un acuerdo entre las partes involucradas aún es posible, siempre que se encuentre una solución que satisfaga tanto a los acreedores como a los potenciales compradores.

Implicaciones más amplias

La subasta de Citgo no solo tiene implicaciones para el futuro de la petrolera venezolana, sino también para la economía del país en general. La venta de Citgo podría generar importantes ingresos para PDVSA, que podrían ser utilizados para pagar deudas, invertir en operaciones o financiar programas sociales. Sin embargo, la incertidumbre que rodea la subasta y la exigencia de pagar el bono 2020 podrían generar un impacto negativo en la confianza de los inversores y en la perspectiva económica del país.

En resumen, la exigencia de los acreedores del bono PDVSA 2020 añade un nuevo capítulo a la compleja saga de Citgo. El futuro de la filial estadounidense de PDVSA y de la propia petrolera estatal venezolana sigue siendo incierto, mientras que las partes involucradas buscan una solución que satisfaga a todos los interesados.

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!