No menu items!
jueves, junio 13, 2024

Estas fueron las cinco exigencias de los marchantes en Valencia este 23 de enero

Más Leídas
- Publicidad -spot_imgspot_img

A las 10:00 de la mañana, el señor Eleazar, de 74 años de edad, aguardó pacientemente en las adyacencias de la estación del metro Cedeño, al centro de Valencia.

Allí, vigilados por funcionarios de la Policía de Carabobo el el cuerpo de seguridad municipal,  convergerían dos grupos de marchistas que salieron a las calles para conmemorar los 66 años de la caída de Marcos Pérez Jiménez y  para recordar que, tras seis décadas y media, la sociedad venezolana aún tiene más carencias que nunca.

Mientras aguardaba, Eleazar rememoraba su juventud cuando, pese a algunos males, sentía que tenía verdaderas oportunidades. Pensaba con nostalgia la época en que trabajando en Cadafe, la principal empresa de energía eléctrica de entonces, pudo sacar adelante a su familia, esa que hoy se encuentra dispersa entre otros países de América y uno de Europa.

Marcha, protesta, Valencia
Foto: Francis Tineo

“Teníamos calidad de vida. Había seguridad, buena educación y los servicios funcionaban”, dijo.

Gracias a las remesas que envían sus familiares, él puede tener acceso a alimentación y a productos básicos, aunque no se salva de las fallas de agua por tuberías ni de los cortes de electricidad, ni de las colas para llenar  la bombona doméstica de gas. 

Por eso asistió a la manifestación. Y una vez los marchantes del norte y del sur se unieron en el punto de concentración, alzó la voz que le queda en favor de una vida digna que no sabe si podrá experimentar de nuevo.

Los jóvenes anhelan un cambio 

La incertidumbre se hace más tangible para los que tienen un largo futuro por delante: los jóvenes. Ellos no conocieron a la Venezuela que defienden sus abuelos, pero anhelan un país diferente: uno con poder adquisitivo, universidades de calidad y esperanza.

Tal es el caso de Sofía (nombre ficticio), quien prefirió no revelar su identidad por miedo a represalias.

La muchacha abandonó la carrera de informática en la Universidad de Carabobo, porque tenía que trabajar para poder ayudar con el sustento de su hogar. “Como jóvenes tenemos las oportunidades muy limitadas. Vengo del municipio Carlos Arvelo y allá pasamos bastantes necesidades porque tenemos muchas carencias. Abandoné mis estudios para subsistir”, señaló.

Marcha, protesta, Valencia
Foto: Francis Tineo

Los bonos tampoco alcanzan

Las oportunidades para los docentes también son limitadas. La causa principal: los salarios.

El sueldo de María Jiménez, maestra de primaria, es de $40 dólares al mes. El dinero se le va en apenas una semana, comprando principalmente huevos y harina de maíz, lo que más se come en su casa porque es para “lo que alcanza”.

Su principal preocupación es económica. Vive con sus padres y sus hijos en Mariara, Diego Ibarra, una de las localidades más apartadas de la capital carabobeña, y le ha tocado emprender en oficios como la manicura y la peluquería para tener ingresos extras. “Lamentablemente eso no es algo fijo. La mayoría está en la misma situación y no puede invertir en belleza todo el tiempo”.

Marcha, protesta, Valencia
Foto: Francis Tineo

La profesora aprovechó el momento para solicitarle al Estado tomar en cuenta las demandas de la clase trabajadora. 

“Marchamos con la finalidad de exigir nuestras reivindicaciones salariales. Los bonos tampoco alcanzan y no tienen incidencia en las prestaciones sociales. Lo que queremos es que al final, cuando tengamos nuestras vacaciones, eso se vea. Queremos tener una vida digna y llevarle un sustento verdadero a nuestras familias”, explicó Jiménez. 

Las cinco peticiones desde Carabobo

En el acto participaron más de 400 personas, quienes levantando sus banderas y carteles, entonaron el Gloria al Bravo Pueblo.

Los uniformados se encargaron de acordonar la calle para impedir percances viales en una de las avenidas más transitadas de la ciudad.

Marcha, protesta, Valencia
Foto: Francis Tineo

Al mediodía, y desde una camioneta de platabanda, Alby Colmenarez, responsable de la secretaría política en Vente Carabobo, hizo lectura de un documento digital con cinco peticiones centrales:

La restitución de los derechos laborales; el cese a las persecución y el hostigamiento a las ONG, partidos políticos, gremios y sindicatos; la liberación plena para los carabobeños Nelson Piñero y Omar Escalante, y de todos los presos de conciencia, así como la inmediata restitución de sus derechos y libertades políticas; la definición por parte del Consejo Nacional electoral (CNE) del cronograma de las elecciones presidenciales; y que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) respete el derecho político de María Corina Machado como legítima candidata presidencial tras ganar las primarias de la oposición. 

“Sin María Corina no hay elecciones libres, especialmente luego de contar con el respaldo de más de dos millones y medio de venezolanos que se manifestaron contundentemente el pasado 22 de octubre”, puntualizó.

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!