No menu items!
viernes, febrero 23, 2024
spot_imgspot_img

Hija del ciudadano austríaco fue retornada a casa por autoridades de Medellín

Más Leídas

El drama del ciudadano austríaco en Medellín, a quien el gobierno colombiano había separado de su hija de 22 meses, llegó a su fin este lunes, cuando un órgano superior de apelación decidió la devolución de la niña Christin a su padre, Richard Bertossa, luego de cinco meses recluida en un hogar sustituto.

“Se pudo comprobar todo cuanto habíamos dicho, lo ratificaron los involucrados en el proceso, en que estuvieron la trabajadora social, la Fiscalía, el psicólogo y la nutricionista”, aseveró el padre Richard Bertossa, luego de anunciada la decisión.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), en Medellín, decidió la separación de la niña de su padre en septiembre pasado, una vez que la madre hizo una denuncia contra Richard Bertossa, aunque ésta se demostró sin fundamentos.

Según la decisión, el proceso debe culminar en 12 meses máximo, pero mientras tanto Christin volverá a su hogar natural, con su padre y sus dos hermanas. Richard tendrá el control parental, mientras que la madre -Melissa- podrá visitarla por dos días al mes dentro del mismo municipio Jardín, Antióquia, pero no puede tomar ni traer gente que consuma alcohol.

El caso comenzó cuando la niña Christin -a cargo de su madre y con el padre de viaje- tuvo que ser hospitalizada, y los médicos reportaron que tenía intoxicación por marihuana. Cuando las autoridades actuantes iban a entregar la niña a Richard, Melissa le acusó sin fundamento de comportamiento irregular con la niña. Por esto el ICBF decidió en septiembre de 2023 la separación de la niña del hogar para colocarle en un hogar sustituto. En noviembre. La Fiscalía, que había intervenido en el caso contra Bertossa, decidió archivar el asunto por falta de pruebas, pero el ICBF decidió no tomar eso en cuenta y mantuvo a la niña en el hogar sustituto.

“Ya desde el primer momento estaba resuelto el caso -se queja el ciudadano austríaco-. Se sabía que las declaraciones de la madre eran mentira, se pudo comprobar todo, pero basado en ella tomaron determinación contra la niña y no la cancelaron por 5 meses, alegando no tener tiempo. La burocracia, no necesita 5 personas para evaluar, se trata de un proceso perverso”.

Bertossa, que sufrió directamente las consecuencias del sistema, critica que a una oficina que le dan poder para separar a una niña de su familia, no le otorgue estado recursos para poder demostrar e investigar para dar con la verdad.

“No se puede dar a alguien el poder de quitarle a un niño su familia y luego no tener recursos para evaluar… Mi caso era tan fulminante que enviaron más recursos”.

En este caso intervino el embajador austríaco en Colombia para informarse del caso en el que, inicialmente, Bertossa se quejó por no tener un traductor. Hubo traductor al alemán en el evento que decidió el caso esta semana.

Bertossa manifesta sus críticas al sistema y la necesidad de corregirlo:

“Hasta las decisiones que ellos toman, son cinco personas que no llegan a una sola decisión.  No todas las familias poseen recursos para buscar investigadores y abogados, y entonces no tienen capacidad de investigar y se destruye la familia en estos casos. Lo que hace un equipo interdisciplinario que no va a casa sino que están la oficina escribiendo papeles, conclusiones basadas en declaraciones, pero no en la verdad; son conclusiones y recomendaciones arrogantes, pues no son competentes para investigar, es como un círculo de poder burocrático”, concluye.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!