No menu items!
martes, junio 11, 2024

Cancillería cubana convocó al Encargado de Negocios de EEUU para protestar por la conducta injerencista de su gobiernode EEUU,

Más Leídas
- Publicidad -spot_imgspot_img

LA HABANA (AP) — Un día después de que cientos de personas se manifestaran en el oriente de Cuba contra los largos apagones y el desabastecimiento de alimentos el gobierno de la isla llamó al encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos para entregarle una nota formal de protesta por lo que consideró conductas injerencistas.

Mientras tanto, un grupo de derechos humanos no gubernamental que monitorea a Cuba indicó que se habían producido al menos tres detenciones ligadas a las manifestaciones.

Decenas de ciudadanos salieron a las calles en un populoso barrio de Santiago de Cuba el domingo por la tarde en rechazo a los cortes de luz de varias horas que recrudecieron la semana pasada y la falta de alimentos básicos, especialmente los que se entregan a través de la subsidiada libreta de abastecimiento.

Las autoridades reconocieron esa manifestación, al tiempo que medios de prensa no vinculados con el gobierno, redes sociales y un posteo de la embajada de Estados Unidos indicaron que también se habrían producido protestas más pequeñas en la ciudad de Bayamo y el poblado de El Cobre –ambas al oriente—, así como en Matanzas, en el centro de la isla.

La sede diplomática norteamericana en sus declaraciones en su cuenta de X, antes Twitter, instó además “al gobierno cubano a que respete los derechos humanos de los manifestantes y atienda las necesidades legítimas del pueblo”.

Una nota de la Cancillería isleña del lunes dio cuenta de la queja ante la embajada de Estados Unidos entregada al encargado de negocios, Benjamin Ziff.

“Si el gobierno de los Estados Unidos tuviera una preocupación mínima y honesta sobre el bienestar de la población cubana, sacaría a Cuba de la lista arbitraria de Estados que supuestamente patrocinan el terrorismo; pondría fin a la persecución de los suministros de combustible que requiere importar el país; dejaría de perseguir cada transacción financiera de Cuba en el mundo”, expresó el comunicado.

El plan desestabilizador y su ejecución son evidentes a la vista de todos. Descansa en el reforzamiento de una guerra económica despiadada para provocar y explotar la natural irritación de la población. Se financia cada año con decenas de millones de dólares del presupuesto federal de los Estados Unidos.  Cuenta con una poderosa infraestructura tecnológica para explotar las redes digitales desde territorio estadounidense y con propósitos agresivos.  Disfruta de la complicidad de importantes medios de comunicación de la gran prensa estadounidense e internacional, y el respaldo mercenario de personas radicadas fundamentalmente en el sur del Estado de Florida en los Estados Unidos, cuyo único modo de vida es la industria de la agresión a Cuba.

Posteriormente, en declaraciones a The Associated Press, el vicecanciller cubano, Carlos Fernández de Cossío, reafirmó el malestar de la isla.

“Fue una falta de respeto y una abierta interferencia en los asuntos internos cubanos”, señaló Fernández de Cossío, para quien el mensaje de la embajada “fue cínico” e “hipócrita”, toda vez que “el gobierno de Estados Unidos ha estado aplicando una política de medidas económicas de máxima coerción contra Cuba y es lógico que haya resultados si hay irritación de la población”.

Las protestas fueron pacíficas, reconoció el viceministro, pero a su entender, Estados Unidos y grupos de interés en la Florida esperaban violencia, pues su objetivo es asfixiar a Cuba para presionar cambios políticos.

Camila Rodríguez de la agrupación 11J, que da seguimiento a los arrestos de personas desde 2021, indicó a la AP que tenían verificadas al menos dos detenciones en Bayamo y estaban buscando más información. Posteriormente la organización reportó un tercer arrestado en El Cobre.

En julio de 2021 se registraron las primeras manifestaciones populares — similares en sus motivos a las del pasado domingo– debido al creciente desabastecimiento y los cortes de luz por falta de combustible.

Según la organización 11J, unas 1.000 personas fueron detenidas en aquellas manifestaciones de 2021, algunas de las cuales terminaron en saqueos y actos vandálicos. También se informó de otras arrestos en protestas más pequeñas en octubre de 2022 y el año pasado. Unos 800 cubanos fueron enjuiciadas en estos tres años.

En esta ocasión, videos mostraron a personas coreando “Corriente y Comida”, sobre todo grupos de mujeres con niños en Santiago. En otras zonas cantaban el himno nacional y algunos gritaban “Patria y vida”.

La primera secretaria del poderoso Partido Comunista de Cuba en la provincia de Santiago, Beatriz Jhonson, se apersonó en el lugar para dar explicaciones a la población y en una comparecencia posterior informó que ya había comenzado la distribución de alimentos.

El presidente Miguel Díaz-Canel también cargó las tintas contra Estados Unidos.

“La comparsa de los infames quiso salir ayer a bailar con el dolor de los cubanos”, escribió el lunes el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en su cuenta de X, antes Twitter. “Políticos mediocres y terroristas en redes se alinearon desde el sur de la Florida para calentar las calles de Cuba con mensajes injerencistas y convocatorias al caos. Se quedaron con las ganas”.

Las autoridades reconocieron las dificultades económicas que enfrenta el país. Según cifras oficiales la inflación anual en 2021 fue del 77%, en 2022 de 39% y de 30% en 2023 mientras el Producto Interno Bruto se contrajo un 2% el pasado año.

La crisis económica se intensificó con la paralización provocada por la pandemia de COVID-19 y un recrudecimiento de las sanciones por parte del expresidente estadounidense Donad Trump que no fueron revertidas por su sucesor Joe Biden.

Pero también debido un plan de reforma y unificación monetaria aplicado por el propio gobierno cubano en 2021 disparó la inflación a niveles nunca vistos en la isla y generó zozobra en la población.

Para el analista y economista Arturo López-Levy las protestas son el resultado de la “desesperación” provocada por la combinación de las sanciones de Estados Unidos y los errores del gobierno y ninguno de los dos factores puede ser desestimado.

“Creo que volverán a ocurrir (las manifestaciones). La pregunta es si el gobierno podrá manejarlas y cuánta capacidad habrá para eso si se producen en varios lugares a la vez con algún nivel de coordinación”, expresó a AP López-Levy, investigador del instituto de estudios regionales comparados en la Escuela Josef Korbel de la Universidad de Denver.

—————

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!