No menu items!
jueves, mayo 30, 2024

Docentes y estudiantes argentinos protestan por el ajuste que afecta a Universidad de Buenos Aires

Más Leídas
- Publicidad -spot_imgspot_img

Associated Press undefined
BUENOS AIRES (AP) — Médicos, docentes y estudiantes se manifestaron el jueves en contra del congelamiento dispuesto por el gobierno del presidente argentino, Javier Milei, de las partidas presupuestarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA), una de las más prestigiosas de América latina, que según denunciaron está afectando su funcionamiento y el de sus seis hospitales universitarios.
Los manifestantes realizaron un abrazo simbólico al Hospital de Clínicas, situado en Buenos Aires y considerado uno de los más importante del país, para visibilizar la “crítica situación” que sufren ese y otros centros médicos universitarios dependientes de la UBA.
Docentes y estudiantes denunciaron que el hospital insignia de dicha universidad y la casa de altos estudios están funcionando con los valores del presupuesto de 2023 que se les asignó en septiembre de 2022 en un contexto de inflación anual de casi 288% —según cifras de marzo—, lo que ha reducido su capacidad de funcionamiento hasta un 40%.
Los manifestantes cuestionaron además que al prorrogar los valores presupuestarios del año 2023 al 2024 en un contexto inflacionario, el gobierno del mandatario neoliberal está comprometiendo la atención médica a más de medio millón de pacientes anuales en los centros hospitalarios de la UBA.
Priscila Saracino, docente auxiliar de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, se lamentó de la situación precaria que atraviesa la casa de estudios que es semillero de premios Nobel argentinos. Entre ellos, Bernardo Houssay, estudiante, profesor e investigador de la UBA, que fue Premio Nobel de Medicina en 1947.
“Este ajuste es algo bien dirigido contra las universidades públicas; para Milei esto es una cuna de zurdos (izquierdistas) y es absurdo, porque quien las conoce sabe que hay una amplitud ideológica enorme y todos defendemos lo mismo, que es la educación”, afirmó a The Associated Press la docente.
Entre otras medidas para combatir el déficit público, al poco de asumir como presidente, Milei ordenó un drástico recorte del gasto público que incluyó miles de despidos de funcionarios del Estado y la congelación, el recorte o la eliminación de partidas presupuestarias.
El director del Hospital de Clínicas, Marcelo Melo, explicó a la prensa que se está dificultando la compra de insumos y medicamentos de alto valor, así como el mantenimiento de aparatos médicos. También apuntó que la inflación de los medicamentos ha escalado al 1.000%.
“Con esto de que no teníamos idea cuánto íbamos a tener de presupuesto, bajamos la actividad del hospital y solamente empezamos a tratar fracturas, infecciones y (pacientes) oncológicos. Y así y todo bajamos el funcionamiento al 30%, 40%; pero ni siquiera con ese nivel (operativo) podemos enfrentar los gastos”, sostuvo Melo.
Más de 80% del presupuesto de la UBA se destina a salarios de profesores y trabajadores no docentes. El resto se destina, entre otras cosas, al pago de servicios y mantenimiento de instalaciones en facultades y hospitales.
Como parte de las protestas, decenas de estudiantes de medicina realizaron una clase abierta en un lugar público cercano al gran edificio del Hospital de Clínicas para denunciar las políticas neoliberales de Milei.
Según la UBA, el presupuesto para gastos de funcionamiento que le fue asignado para el presente ejercicio “incluyendo la actualización parcial anunciada por el Estado desde marzo, constituye un recorte en términos reales del 80%”.
Días atrás a universidad alertó que no podía garantizar todas sus actividades en las condiciones actuales y se declaró en emergencia presupuestaria en medio del fuerte incremento de las tarifas de los servicios públicos.
La universidad anunció medidas para reducir su gasto operativo como la no utilización de los aires acondicionados y del servicio de gas en las calderas en sus edificios, con excepción de los hospitales universitarios para la atención de pacientes.
La casa de estudios señaló a fines de febrero que sus gastos de funcionamiento sufrieron un impacto al ritmo de la inflación “muy por arriba del 200% el último año y un 50% acumulado para el bimestre diciembre-enero”.

- Publicidad -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!