No menu items!
martes, febrero 27, 2024
spot_imgspot_img

Con la concesión del TPS a venezolanos, el gobierno de Biden recurre a una herramienta conocida

Más Leídas

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Desde el estrado de la Casa Blanca, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, presentó en mayo las nuevas vías legales de entrada al país para venezolanos y otros migrantes, además de ofrecer un mensaje “muy claro” para quienes lo hiciesen de forma ilegal.

“Nuestras fronteras no están abiertas. Quienes crucen nuestra frontera de forma ilegal y sin un motivo legal para quedarse serán procesados y expulsados rápidamente”, indicó.

El miércoles, Mayorkas anunció la concesión del Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés) para unos 472.000 venezolanos que llegaron al país hasta el 31 de julio, incluyendo algunos de los que ignoraron sus severas advertencias y cruzaron la frontera de forma ilegal. Las circunstancias cambian, pero la ampliación de la protección por parte del gobierno del presidente Joe Biden puede complicar su mensaje.

Muchos venezolanos emigrarán a Estados Unidos con o sin opciones de acogerse al TPS, una ley de 1990 que permite al secretario de Seguridad Nacional conceder permisos de trabajo renovables por periodos de hasta 18 meses a gente cuyos países de origen son considerados inseguros debido a desastres naturales o a conflictos civiles.

Los detractores del gobierno apuntan que la magnitud del anuncio de Mayorkas animará a los venezolanos a tratar de entrar en Estados Unidos pensando que las advertencias sobre deportaciones rápidas se olvidarán y se realizará otra ampliación.

Los contrabandistas de personas se aprovecharán de la noticia, señaló Chad Wolf, secretario interino de Seguridad Nacional durante la presidencia de Donald Trump, cuyo gobierno trató de limitar y reducir notablemente el uso del TPS.

Jenny Martínez, de Venezuela, sostiene a su hijo de un año en brazos en el exterior de la estación de autobuses del Norte, donde está acampada junto a su hija adolescente, en la Ciudad de México, el 22 de septiembre de 2023. Martínez contó que viajan a Utah para reunirse con su esposo, que lleva un año en Estados Unidos. (AP Foto/Marco Ugarte)

“Esto solo va a incentivar cada vez más, porque les estás dando un beneficio que quieren”, dijo.

Otros no están de acuerdo. En el exterior de una estación de autobuses de la Ciudad de México, venezolanos que se dirigían a Estados Unidos — ninguno de los cuales sabía de las novedades acerca del TPS — contaron que los empujaban las condiciones en su país. Danny Romero, de 45 años, mostró una foto de su familia para explicar sus motivos.

“El que tiene 18 años quiere estudiar medicina, pero ¿cómo hace su papa para pagar si no tiene la plata? No le puedo truncar ese sueño”, contó Romero, quien partió de Valencia, una ciudad del norte del país, el 2 de septiembre.

Viaja con un sobrino y unas pocas pertenencias en una mochila, mientras sus hijos y su madre esperan en Venezuela. El que quiere ser médico trabaja ahora como barbero y otro, de 14 años, vende dibujos a un dólar.

La crisis política, económica y social que ha azotado a la nación en la última década sumió a millones de venezolanos en la pobreza. Maestros, profesores y otros empleados públicos dependen de otros trabajos temporales o de las remesas de los familiares en el extranjero para llegar a final de mes. Al menos 7,3 millones se han marchado del país, muchos de ellos poniendo en peligro sus vidas en una travesía a menudo agónica hasta Estados Unidos.

El anuncio de esta semana sobre la protección para 472.000 venezolanos se sumó a los más de 242.000 que se benefician del TPS desde 2021 y 2022.

Un migrante que cruzó el Río Bravo desde México a Estados Unidos busca una forma de cruzar los alambres con concertinas, o cuchillas pequeñas, el 22 de septiembre de 2023, en Eagle Pass, Texas. (AP Foto/Eric Gay)

Regresar a Venezuela no es seguro “debido a las persistentes condiciones humanitarias, de seguridad, políticas y ambientales”, apuntó Mayorkas.

Seguridad nacional dijo el sábado que utiliza “las escasas herramientas con las que cuenta” en tanto el Congreso no aprueba los grandes cambios que necesita el sistema inmigratorio.

“Sin embargo, es vital que los venezolanos comprendan que quienes llegaron aquí a después del 31 de julio de 2023 no pueden acceder a esa protección y, en su lugar, serán deportados cuando se determine que no tienen motivos legales para quedarse”, añadió.

Durante el mandato de Mayorkas, el TPS se amplió para cubrir a más de 600.000 personas de 16 países hasta finales de marzo, según el Servicio de Investigación del. Congreso. El jueves, la secretaría amplió la protección a unos 14.600 afganos, además de los 3.100 que ya contaban con ella.

Los alcaldes y gobernadores demócratas han aumentado la presión sobre la Casa Blanca para que les ayude a atender el flujo migratorio. La Ciudad de Nueva York dice que el 40% de los casi 60.000 solicitantes de asilo que acoge proceden de Venezuela y, de ellos, 15.000 podrían recibir ahora el TPS.

Este mes se han encontrado en la frontera más ciudadanos venezolanos que de cualquier otro país, a excepción de México, según las cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos presentadas por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. En los 17 primeros días de septiembre se detuvo a 25.777 venezolanos, un 63% más que en el mismo periodo del mes anterior. Entre ellos había algunos que podrían pasar legalmente para acudir a citas migratorias programadas, pero la inmensa mayoría eran cruces ilegales.

En Eagle Pass, Texas, el sábado, se reabrió un puente ferroviario internacional tres días después de que lo cerraran debido a una ola de migrantes.

Jeremy MacGillivray, representante adjunto de la agencia migratoria de Naciones Unidas, la Organización Internacional para las Migraciones, en México, se negó a predecir el impacto de la ampliación del TPS, pero dijo que, en base a su experiencia, “es probable que medidas de este tipo, incluso cuando son positivas, animen a la gente a ponerse en marcha”.

Los contrabandistas venden sus servicios diciendo: “Miren, el presidente Biden anunció la ampliación de esta medida para los venezolanos, ahora es el momento de ir a la frontera”, agregó.

Pedro Luis Guerra, un venezolano que vivió en el vestíbulo de una comisaría de Chicago tras llegar a la ciudad en abril con su esposa y un hijo pequeño, señaló que el TPS será “una gran ayuda” para su familia. Esto “era lo que tanto pedimos, porque para los que venimos para acá a (…) trabajar para ganar lo de nosotros mismos sin que nadie nos esté dando nada, esto es un gran avance”, afirmó.

Guerra apuntó que los venezolanos siguen de cerca las noticias sobre la política migratoria estadounidense, pero el anuncio de esta semana no animará a otros a viajar porque “los que llegaron después de julio no van a poder aplicar, entonces quedan igual, no tienen un beneficio”.

Pero Jenny Martínez, una enfermera de 39 años que vio como la inflación devoraba su salario en su país, contó que las condiciones allí son “demasiado terribles” y que los venezolanos están tan desesperados que muchos intentarán llegar a Estados Unidos sin tener en cuenta lo que les espere en relación a su estatus legal.

Hablando en la Ciudad de México, frente a la estación de bus donde esperaba tomar uno hacia el norte junto a su hija adolescente y a su hijo pequeño, Martínez contó que la familia ha vivido gracias a las remesas que enviaba su esposo desde Utah durante los últimos 18 meses y que ahora esperan reunirse con él allí.

“El gobierno (venezolano) te pone un sueldo mínimo y ¿qué hace uno con eso? Nada”, manifestó. “Los venezolanos van a intentar entrar (a EEUU) como sea, con o sin papeles. Esto es sobre pasar para poder trabajar, para poder enviarle dinero a los abuelos”.

___

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!