No menu items!
viernes, febrero 23, 2024
spot_imgspot_img

Análisis | Elecciones presidenciales 2024: Así está cada bando político

Más Leídas

(Carlos Subero) El país está en la inminencia de la convocatoria a unas elecciones presidenciales, en condiciones  favorables para el oficialismo, frente a una diversa y fracturada oposición.

El presidente Nicolás Maduro ha dicho y reiterado que quiere “Elecciones Ya”. Lo escribió en un mensaje en la red social X y lo repitió al finalizar su discurso en la Apertura del Año Judicial este miércoles.

Según los acuerdos hechos en Barbados, entre el Gobierno y la Plataforma Unitaria, debería convocarse votación para el segundo semestre de 2024.

Pero se habla ahora de votaciones para mayo y otros creen que serán en julio.

Las últimas elecciones presidenciales en Venezuela se realizaron el 20 de mayo de 2018.

Ante los deseos del Presidente Maduro no se cree que se proponga el último trimestre del año para ello.

¿Cuáles son las condiciones y características de los principales bandos involucrados?

En esta nota se presenta un panorama de la situación de los principales actores políticos frente a estas elecciones.

EL Psuv va protegido

Aun el Presidente Maduro no ha anunciado si irá como candidato presidencial a la reelección. Oficialmente esa decisión no la ha tomado el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), que él preside.

Sin embargo, no se ha asomado ningún otro aspirante psuvista hasta el momento.

Las condiciones económicas de la población no son favorables al candidato del Psuv, ya que, a pesar de las mejoras por la ejecución económica de 2023 y el alivio de algunas sanciones, el movimiento económico aun no se acerca a los niveles previos a 2015.

El Gobierno tiene la presión de los Estados Unidos, que amenaza con más sanciones, que afectan más que todo a las clases pobres, de donde se nutre mucho el caudal electoral del oficialismo.

La capacidad de movilización electoral de la alianza que forma comúnmente el oficialismo con el Gran Polo Patriótico no está cercana a los 8 millones 200 mil votos válidos que logró Hugo Chávez en octubre de 2012 sino que ha ido bajando hasta ubicarse en menos de 4 millones de votos.

Sin embargo, esos han sido suficientes para anotarse las victorias en las circunstancias político electorales que se han presentado.

El oficialismo va protegido con la posesión del cargo y la trama institucional vigente que favorece sus posiciones.

Está unido, y las escisiones ocurridas internamente no han hecho más mella como para comprometer su unidad.

Su fuerza radica también en la abstención y la división de sus contrarios.

 La candidata María Corina Machado

En una reciente comparecencia ante los medios de comunicación, la inhabilitada candidata de la Plataforma Unitaria, María Corina Machado, dejó claro que no apoyará a un candidato sustituto y su opinión sobre que no habrá elecciones sin ella.

Anunció que recorrerá el país y que busca la organización para la lucha en pos de que su candidatura sea admitida oficialmente por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Cuando se le preguntó si habrá movilizaciones, dijo que no anunciará los pasos a seguir.

En todo caso, en el esquema de inminencia electoral, ella está fuera actualmente, debido a su inhabilitación.

Lo que se estima es que Machado podría convertirse en un factor político que, de alguna manera, intente torpedear las elecciones.

La Plataforma Unitaria

El ambiente de fraccionamiento que hay en la oposición hace pensar que no necesariamente la posición de Machado será la de la Plataforma Unitaria.

Esta está integrada por Primero Justicia, Voluntad Popular, AD-Ramos Allup, Un Nuevo Tiempo (gobernador Rosales), La Causa R entre otros grupos.

Hay varios que respaldan férreamente a Machado, como Andrés Velásquez de La Causa R, pero otros son escépticos, y querrán tener su candidato para postularlo en los comicios.

Pero la inminencia de las elecciones crea un serio problema en estas agrupaciones, pues deberán tomar decisiones rápidas, de respaldar a Machado en su gesta para la habilitación política o buscar un sustituto, como se hizo en Barinas 2021 para la gobernación donde salieron triunfantes a pesar de que le inhabilitaron a varias de sus figuras que intentaron postular.

La heterogeneidad de este grupo no permite vislumbrar una sola posición. El gobernador Rosales ha dicho que sopesa ser candidato presidencial en 2024, a pesar de no haber participado en las primarias que eligieron a Machado el 22 de octubre.

Este grupo está favorecido por el anhelo de cambio que revelan las encuestas, aunque hasta ahora no ha sido capaz de articular y organizarse para vencer electoralmente al Psuv.

La discusión en la Plataforma Unitaria sobre las elecciones va a darse rápidamente.

Pero un asunto gravitará sobre su decisión y es el fracaso de su política de abstención, acogida en el pasado reciente. Ellos vienen de allí y ahora parecen dispuestos a ir a las elecciones y contarse, sea cuales fueren las condiciones imperantes.

La otra Oposición

La llamada Alianza Democrática que funciona con diputados en la Asamblea Nacional tiene varios precandidatos. Luis Eduardo Martínez (AD-Bernabé), Antonio Ecarri (Lápiz) y Javier Bertucci (Cambio), José Brito (Primero Venezuela).

Para ellos es menos complicada la situación, ya que no están en el ojo de los enemigos del chavismo sino que hacen vida con ellos desde el Parlamento. Estos lo que buscarían es un pacto para postular un solo candidato.

Por otra parte, está Benjamín Rausseo, el Conde del Guácharo, quien anuncia reiteradamente que va a las elecciones aunque hace varios meses suspendió su campaña.

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img
Últimas publicaciones
- Advertisement -spot_img
Más Leídas
Últimas publicaciones

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img
× ¡Whatsapp La Calle!